El presidente de Freixenet y del Foro de Marcas Renombradas Españolas, José Luis Bonet, ha admitido que «efectivamente hay un boicot en el conjunto de España» al cava de su compañía y desde Cataluña tras sus declaraciones en The New York Times, donde señaló que Cataluña es una parte esencial de España y así debe seguir.

Los problemas para el cava en la campaña de Navidad pueden volver a producirse después de un año en el que la actualidad política de la Generalitat ha pasado por proclamar el independentismo.

No es algo nuevo, “Cataluña exporta a España entre el 20% y el 30% de su producción. Es una cantidad muy importante ya que supone una cuarta parte. La salida va a ser dolorosa y dura”, explica Rosella Nicolini, profesora de la universidad Autónoma de Barcelona. Esta experta apunta que Cataluña debería buscar nuevos mercados e ir preparándose poco a poco, según informó hace meses teinteresa.es.

En un escenario en el que Cataluña optara por independizarse las empresas podrían plantearse trasladar su sede de esta comunidad a otra. “Seguramente muchas empresas decidan cambiarse porque irse a otra comunidad les saldría mucho mas barato porque no tendrían que buscar nuevos mercados o invertir dinero en investigación de producto”, cuenta Rosella Nicolini. Además este escenario podría ser una oportunidad para el resto de comunidades autónomas que podrían ofrecer ayudas fiscales para que estas empresas se trasladen a estas zonas.

En una campaña de boicot al cava catalán dos de las bodegas de Extremadura que producen cava agotaron sus existencias. Se quedaron vacías. Es sólo un ejemplo de lo que podría ocurrir este año con el mercado del cava catalán en Navidad.

Además Bonet ha reconocido que hay alguna expectativa de boicot en Cataluña «tras mis declaraciones en el New York Times que no la acabo de entender. Freixenet tiene su núcleo fundamental en la exportación y en su presencia internacional. El boicot nos afecta y nos hace daño moral, pero poco material», ha recalcado al asegurar que el mercado español supone sólo el 20% de la producción, según señala el diario económico Expansión.

El presidente de Freixenet ha asegurado que «yo le doy más importancia a la crisis de consumo que al boicot»

Pese al temor a un eventual un boicot en Cataluña, Bonet ha reiterado que Cataluña es una «parte esencial de España» y ha desmentido las informaciones que aseguran que la compañía ha dejado de invertir en territorio catalán ante una posible declaración de independencia.

«Desde el punto de vista económico, Cataluña es una parte esencial de España y así debe seguir. Cataluña es muy importante para España porque es la que está tirando del carro de la exportación española más que nadie. Es una parte esencial de España, quien no lo quiera ver se equivoca porque ahí están los datos», ha apuntado Bonet durante su participación en el Foro España Internacional.

El directivo ha aprovechado para desmentir las informaciones que aseguraban que Freixenet habría dejado de invertir cerca de 30 millones de euros en un centro logístico de Cataluña. «No se ha paralizado nada. Freixenet no ha parado nada, sino que está invirtiendo en Cataluña y en otras partes de España», ha recalcado.

«Creo que el futuro está en la multiregionalización, el estar en todos los lugares de España donde se hace buen vino. Es un hecho que Freixenet está en esa línea, por eso este verano, además, de la inversión en Cataluña, también lo hemos hecho en Rias Baixas», ha recordado, sobre las inversiones de la compañía.