Con el retorno al ciclo de trabajo del año empiezan las ferias, los foros, los encuentros. Los más se reinventan en nuevos modelos que aporten valor y obtengan retorno útil para todos. Ejemplo de clara evolución ha sido el de Enofusión, sección vinícola de Madrid Fusión que ha ganado espacio, visibilidad y sobre todo profesionalidad. Forma realmente una parte importante de ese encuentro que parece consolidarse en cabeza de los de la gastronomía en España. Ahora solo queda que de verdad se integren, es decir, que se consiga que los cocineros empiecen a revindicar la importancia del vino en la alimentación y que los productores consigan que los chef cocinen con vino. El día que eso suceda habremos conseguido el dorado. No pierdo la esperanza, todo llegará.

monicaEn el área de la Industria Auxiliar hemos avanzado poco. La feria de Zaragoza sigue siendo un clásico para convocar la parte mas “pesada” del sector y parece no encontrar otro medio de enseñar la maquinaria, trasladando pesos muertos para vender sus avances en I+d+i.

Las nuevas tecnologías no les han contagiado la posibilidad de hacer presentaciones virtuales en espacios más pequeños, o en todo caso, llevar la feria a una plantación real para ver como funciona la maquina in situ.

Por último, están los foros de interés particular, es decir, aquellos que se promueven para lucro de los organizadores y que al margen de que generen beneficio al sector o no. Estos últimos son muy lícitos cuando los promueve una empresa privada que en el uso de su derecho y del libre mercado tiene como objeto social la organización de encuentros o las RRPP o la comunicación. Cuando tienen menos sentido es cuando se promueven con fondos públicos o están apoyados por instituciones, ya que corren el riesgo de ser sospechosos de competencia desleal al entrar en competencia con la empresa privada y si además se encarga su realización a personas vinculadas de una u otra forma, sin someterse a concurso publico previo, puede ser incluso sospechoso de trafico de influencias.

Por desgracia, de estos también hay, aunque esperemos que cada vez menos. La transparencia debida y el sentido común suelen funcionar en cuanto estas administraciones toman conciencia de estar siendo instrumentalizadas. El tiempo lo dirá. Si no se corrigen los errores, entonces es cuando corresponde la denuncia publica. Esperemos que no se mate al mensajero como suele ocurrir.