Recientemente el ICEX ha publicado un informe sobre el mercado del vino en Hungría, realizado por Sándor Major Wiesenbacher bajo al supervisión de la Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España en Budapest. Sus principales aportes y conclusiones son las siguientes.

Hungría es un país con una gran tradición en la producción de vinos y su consumo, especialmente blancos, pues cerca de dos tercios del vino húngaro lo es, correspondiendo el resto a tintos y rosados. La superficie de viñedos es de 70 mil hectáreas, ocupando el octavo lugar de la UE, después de España, Francia, Italia, Portugal, Rumanía, Grecia y Alemania, en tanto que en producción (en volumen) Hungría está séptimo lugar detrás de Francia, Italia, España, Alemania, Portugal y Rumanía.

La producción media durante los últimos cinco años ha oscilado 250 y 300 millones de litros y es consumida preferentemente en el propio país, que de 2013 a 2016 tuvo un consumo medio anual de 25 litros por persona, lo que coloca a Hungría entre los 10 países de más consumo de la UE. El consumo que se abastece preferentemente con el vino propio, pero, debido a las exportaciones, se importan cantidades variables de vino, especialmente de Alemania, Italia, España y Francia. Ahora bien, el vino importado representa menos del 10% del consumo.

Las exportaciones han tenido una tendencia general creciente tanto en valor como en volumen durante los últimos cinco años, con una leve bajada en volumen en 2016 y una rápida recuperación en 2017, año que ha registrado las mejores cifras durante el período comprendido entre 2013 y 2017.

Las importaciones de la partida 22.04 (vino de uvas frescas, incluso vino generoso) en los últimos cinco años han disminuido a la mitad, pasando de los 40 a 45 millones de litros a algo más de 20 millones. Las importaciones en volumen de la posición 2204.21 (vinos no espumosos embotellados) han oscilado alrededor de los 4 millones de litros en los últimos cinco años

Como es lógico, la mayor parte del vino importado por Hungría es tinto. Así, menos del 20% de los importados dentro de la antes citada posición 2204.21 corresponde a blancos. Esta misma proporción tienen las importaciones procedentes de España.