El reciente informe del ICEX El mercado del vino espumoso y generoso en Japón aporta datos y consideraciones interesantes, que Mercados del Vino y la Distribución resume a continuación en lo que respecta a los espumosos. En nuestro próximo número reseñaremos la información sobre vinos generosos.

En Japón el crecimiento de consumo de vinos espumosos es mayor que el de vinos tranquilos y actualmente representa un 17,8% del volumen total de vinos importados. Tanto en volumen como en valor, en 2009 las importaciones de vino espumoso cayeron fuertemente en Japón debido a la crisis económica, la cual provocó un desplazamiento de la demanda hacia vinos de precio bajo. Sin embargo, a partir de 2010 y también en los años 2011 y 2012, se produjo una recuperación, que se consolidó en 2013 y 2014 tanto en valor como en volumen. 2017 también fue alcista, pero en 2018 las importaciones disminuyeron, tanto en valor como en volumen, incluidas las procedentes de España. En 2018 el volumen de importaciones decreció un 0,69%, cuando en 2017 había aumentado 2,3%.

El champán francés sigue siendo el líder indiscutible, pero los cavas españoles están consiguiendo un buen posicionamiento. En 2017 España volvió a ocupar el segundo lugar en volumen y valor, pero en 2018 España fue alcanzada por Italia en valor, aunque mantiene su segunda posición en volumen. Los espumosos españoles gozan en Japón de una buena reputación general y un elemento importante es la estrecha relación que Freixenet y Codorníu mantienen con Suntory, Mercian y Sapporo, tres grandes compañías japonesas del sector de las bebidas. Ahora bien, empiezan a sentir la competencia de espumosos de reciente aparición en el mercado japonés, principalmente de América.

Los espumosos ya no son en Japón un producto de final de año y se va consolidando su consumo en cualquier época. A esto ha contribuido el consumo por copas, posible gracias al tapón de rosca y la diversificación del tamaño de los envases (botellas de 300, 200 y 187 ml), más adecuados a los hábitos de consumo del mercado nipón.

Antes se consumía champan principalmente en locales nocturnos, donde se quería dar una imagen de lujo, y por eso hasta hace poco se había considerado imprescindible que fuera champán y no otro tipo de vino espumoso. Pero desde 2009 el consumo de champán en este tipo de locales se ha visto reducido bruscamente, y también en banquetes y eventos similares. Esto ha favorecido que otros espumosos, como el cava y el crémant, vayan haciéndose hueco en el mercado. No obstante, el cava se está viendo también amenazado por los vinos espumosos importados de países del Nuevo Mundo, que han incrementado recientemente la competencia.

Aunque el cava se está vendiendo bien en los hipermercados, se estima que su futuro a medio plazo esté en el canal Horeca, donde puede competir bien por su excelente relación calidad precio.