El subsecretario de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Jaime Haddad, ha resaltado los datos de producción española de vino que, con una cifra de 33,5 millones de hectolitros supone el 13,5% de la producción mundial, con un consumo en los hogares españoles del 8,65 litros per cápita. Además, ha subrayado las ventajas que se derivan de la relación entre vino y turismo, con múltiples potencialidades para el desarrollo económico y social.

Haddad, que ha participado en la inauguración del XI Congreso Nacional de Enoturismo que se ha celebrado en Madrid, ha resaltado el valor del vino como producto emblemático y de gran peso económico, con una producción de 33,5 millones de hectolitros que, tal como señala la Organización Internacional de la Viña y el Vino, supone el 13,5% de la producción mundial. En su intervención manifestado que el enoturismo está generando un gran cambio económico y social en las regiones españolas dedicadas a la actividad vitivinícola, a la par que está contribuyendo a la puesta en valor de nuestros vinos de calidad diferenciada en los mercados internacionales.Ha destacado las cifras de consumo que, dentro de los hogares españoles asciende a 8,65 litros per cápita, y que fuera del hogar ha llegado a un total de 124,60 millones de litros, con una media de 3,86 litros per cápita.

El vino, ha señalado el subsecretario, constituye, por tanto, un elemento social y cultural que forma parte de nuestras tradiciones, hábitos y en muchas ocasiones de nuestra identidad, y forma parte de los alimentos españoles que el Ministerio promociona para mejorar su conocimiento.

Así, ha añadido, la Estrategia Alimentos de España en la que está trabajando el Ministerio, tiene como objetivo apoyar la promoción de nuestros alimentos, tanto en el exterior como en el mercado nacional, aprovechando la relación que existe entre la alimentación y otros muchos sectores de actividad económica.

En esta línea ha resaltado algunas iniciativas del Departamento como la presentación en FITUR de quince rutas de “Paisajes y sabores de España”, que se articulan alrededor de uno o varios Caminos Naturales, en los que se reseñan los principales espacios naturales próximos, y finalmente, todos los productos de calidad diferenciada presentes en la zona, Denominaciones de Origen e Indicaciones Geográficas Protegidas, siendo el vino uno de los alimentos que suponen un denominador común en todas ellas.

Está claro, ha concluido Haddad, que entre la amplísima oferta turística de nuestro país, vienen cobrando cada vez más importancia las actividades relacionadas con la gastronomía y el enoturismo, siendo este último considerado un excelente instrumento para mejorar el conocimiento y promoción de los vinos españoles.