El conselleiro del Medio Rural de Galicia, José González, señaló que el vino es el principal elemento dinamizador de los territorios que conforman los distintos sellos de calidad de este ámbito productivo y que es preciso unir sinergias con otros sectores como pueden ser el turístico. El conselleiro puso en valor las rutas de los vinos, que potencian la imagen de Galicia Calidade, y la conocida “viticultura heroica” de la zona de la Ribeira Sacra. González, participó el pasado 25 de octubre en Monforte de Lemos en la clausura de la XXIV Asamblea General de la Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas (CECRV), donde destacó que el vino es uno de los motores de progreso, cohesión y futuro en nuestra comunidad, de ahí su peso en nuestra economía, cultura y tradición.

En este sentido, José González señaló que el vino es el principal elemento dinamizador de los territorios que conforman los distintos sellos de calidad de este ámbito productivo. De ahí la importancia de aprovechar y unir sinergias con otros sectores como pueden ser el turístico, tanto en la vertiente natural como cultural o paisajística.

Así, el conselleiro puso en valor las rutas de los vinos, que conjugan todos estos valores y potencian la imagen de Galicia Calidade, y sin olvidarse de la conocida “viticultura heroica” de la zona de la Ribeira Sacra. Un área que destaca por sus antiguos viñedos colgados en laderas de hasta 85 grados de inclinación. También aludió a la Estrategia de dinamización económica, territorial y turística de las comarcas vitivinícolas de Galicia, con la que se persigue mejorar el posicionamiento de los vinos gallegos en su conjunto, reforzar su imagen de marca e identidad vinculada a los diversos territorios en los que se producen y mejorar la eficacia de la promoción y comercialización en conjunto de productos turísticos vinculados al sector vitivinícola.

Durante su intervención, el conselleiro destacó la calidad de las cinco denominaciones de origen vinícolas que hay en Galicia -Rías Baixas, Ribeira Sacra, Monterrei, Valdeorras y Ribeiro-, de las cuatro indicaciones geográficas protegidas que conforman los Viños da Terra -Barbanza e Iria, Betanzos, Val do Miño-Ourense y Ribeiras do Morrazo- y la que agrupa a las aguardientes y licores tradicionales de Galicia. “Cada una de ellas es única”, matizó el titular de Medio Rural, subrayando que sus aromas, cuerpos y variedades hacen de nuestros caldos una experiencia inigualable y convierten este sector en uno de los más estratégicos de la economía gallega.

En esta línea, el conselleiro quiso agradecer el buen hacer de los casi 14.000 viticultores y 450 bodegas que están inscritas en esta comunidad. El titular de Medio Rural añadió que las más de 9.000 hectáreas de viñedo permiten producir más de 60 millones de kilos de uva de gran calidad, que se ve reflejado en el prestigio que tienen los vinos gallegos con sello de calidad.