La Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN), dependiente del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, ha lanzado la nueva página web del Centro Europeo del Consumidor. Los ciudadanos contarán así con una nueva plataforma para la defensa de sus derechos como consumidores con información gratuita y personalizada.

La página del Centro Europeo del Consumidor que se ha lanzado es una web destinada al consumidor donde podrá encontrar información sobre sus derechos en la compra y contratación de bienes y servicios, ya sea de manera presencial o en línea.

Además de informar a los consumidores y asesorar a aquellos que consideren que no se han respetado sus derechos, la web contiene información sobre las distintas posibilidades de presentar una reclamación así como los organismos competentes en cada caso.

Se podrán enviar a través de la nueva web las reclamaciones dirigidas al Centro Europeo del Consumidor en España (CEC España), que se encargará de evaluar si sus derechos como consumidor han sido vulnerados ofreciéndole información, asesoramiento legal y asistencia de forma personalizada y gratuita.

También permite acceder a la plataforma ODR (Online Dispute Resolution); una herramienta desarrollada por la Comisión Europea para la resolución de litigios on line y que tiene como fin ayudar a consumidores y comerciantes a solucionar altercados relativos a compras de productos y servicios contratados por internet. Del mismo modo, tendrá acceso al proceso europeo de escasa cuantía; un sistema judicial concebido para simplificar y acelerar las reclamaciones transfronterizas de hasta 5.000 €.

El Centro Europeo del Consumidor en España es un proyecto cofinanciado por la Unión Europea y la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN). Forma parte de la red ECC-Net (European Consumer Centre-Network) integrada por un total de 30 Centros Europeos de Consumidores de cada uno de los 28 Estados miembros de la UE, Noruega e Islandia. El objetivo es ayudar a que los ciudadanos conozcan sus derechos como consumidores y que puedan disfrutar de todas las ventajas que ofrece el mercado único en un entorno en el que la diversidad cultural y las diferencias legales de Europa pueden dar lugar a situaciones complejas de resolver cuando se compra en el extranjero.