La conselleira del Medio Rural de la Xunta, Ángeles Vázquez, acompañada del vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, firmó en Silleda un acuerdo de colaboración con Carrefour y el Consejo Regulador de la Agricultura Ecológica de Galicia (Craega) para promocionar los productos ecológicos de calidad, donde destacó el peso de este campo en el campo gallego, tanto por su magnitud económica, como por su trascendencia social, ambiental y cultural.

La titular de Medio Rural reafirmó la apuesta de la Xunta por impulsar este tipo de producciones, que cada vez tienen más consumidores. En este sentido, con este convenio marco se pretende fomentar la agricultura y ganadería ecológica certificada, llevando a cabo actuaciones de dinamización del mercado interno y promover el consumo de estos alimentos. También se pretende, matizó la conselleira, fomentar la diferenciación de las producciones y empresas ecológicas que apuestan por valores sociales y ambientales.

El acuerdo, que tiene una vigencia de un año y puede ser prorrogable otro más, también permitirá desarrollar actuaciones y servicios de información, asesoramiento y formación que contribuyan al desarrollo de la capacidad profesional y empresarial del sector. Así, se posibilita la organización de cursos, seminarios, jornadas y conferencias que tengan como fin único promocionar y difundir los productos ecológicos entre la población.

En esa apuesta por la agricultura ecológica, Ángeles Vázquez subrayó que su departamento destinará 4,3 millones de euros en los próximos años para fomentar su práctica. El objetivo es pasar de las 27.000 hectáreas que hay ahora mismo a las 35.000, ya que tanto la superficie inscrita como los operadores fueron incrementándose en los últimos tiempos.

Según el último balance presentado por el Craega, la superficie total certificada en el último año aumentó casi un 36,5% y el volumen de negocio creció por encima del 25%, llegando hasta los 41,7 millones de euros. Los ingresos generados por la agricultura ecológica se multiplicaron por 140 desde lo 1999, año en el que apenas se llegó a los 290.000 euros.