El director de la AICA explicó que dichas denuncias se encuentran en fase de investigación o diligencias previas. La AICA también realizó 1.375 inspecciones en el sector oleícola y 1.172 controles de operaciones comerciales en frutas y hortalizas en todo el territorio nacional, excepto Canarias.

vendimia francesaEl director de la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA), Jose Miguel Herrero, anunció el balance de actuaciones del Plan de Control de la Ley de Cadena Alimentaria aprobado para el segundo semestre de 2014 en Barcelona en el marco de la jornada sobre la Ley de la Cadena Alimentaria (LCA) organizada por el Departamento de Agricultura de la Generalitat de Cataluña.

Entre ellas estarían las quejas de diferentes asociaciones de viticultores como ASAJA-CLM y la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) por el bajo precio de la uva, el incumplimiento en los plazos de pago y la falta de contratos de compra-venta entre el viticultor y las bodegas como lo establece la Ley de Cadena Alimentaria.

“Si de las investigaciones se constatan incumplimientos de lo dispuesto en la Ley, se iniciará el procedimiento sancionador”

En el caso del establecimiento del precio de la uva, los agricultores de Castilla La Mancha y Extremadura se quejaron en septiembre por los bajos precios y que denunció ASAJA en la AICA. “Vimos muchas irregularidades en el precio y en la forma de pago. La AICA se puso a investigar a ver qué estaba pasando en el sector vitivinícola. Nos parece bien que haya transparencia a la hora de formarse esos precios y que se ajusten a la ley. No queremos ni más ni menos, queremos lo que dice la Ley”, explicaba en octubre a MVD José Ugarrio, responsable nacional técnico del Sector Vitivinícola de ASAJA.

La COAG también denunció ante la AICA el hecho de que algunas bodegas incumplen “de forma sistemática” la LCA, con la falta de formalización de contratos por escrito y el pago atrasado de la uva al viticultor. “Si de las investigaciones se constatan incumplimientos de lo dispuesto en la Ley, se iniciará el procedimiento sancionador”, explicó el director de la AICA, Jose Miguel Herrero.

Después de un año en vigor, la LCA es muy clara ante este tipo de infracciones. Además de la obligación de firmar contratos, el plazo del pago de la uva para vinificación es muy claro. En contratos superiores a 2.500 euros, la uva debe pagarse a 30 días, que de no llevarse a cabo, la AICA lo tipificaría como una falta grave, con sanciones que oscilan entre los 3.000 y los 100.000 euros.

En cuanto al Programa de control de los pagos a las organizaciones interprofesionales, en la campaña 13/14, se abrieron 355 expedientes en aceite de oliva, y 83 en aceituna de mesa.

El director de la AICA recordó que “la AICA se centran en comprobar si hay incumplimientos de la Ley, y van dirigidas a todos los operadores de la cadena, tanto productores, industrias transformadoras, o empresas comercializadoras o distribuidoras”. Una ley que desde enero de 2014, “es de obligado cumplimiento para todos los eslabones de la cadena”, concluyó Herreros.