El Gobierno regional de Castilla-La Mancha ensalza la presencia del aceite, el pan y el vino como ingredientes principales de la Dieta Mediterránea en la obra de Cervantes.

El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha, Francisco Martínez Arroyo, ha asistido en Toledo al estreno de ‘La Alimentación en la Época de Cervantes’, una ‘performance’ organizada por la Fundación Alimentación Saludable, que incluye una conferencia teatralizada sobre la importancia de los alimentos estrella de Castilla-La Mancha, entre ellos, “el pan, el ajo, el queso, el aceite de oliva y el vino”.

El consejero ha destacado la importancia de la Dieta Mediterránea “desde hace cuatrocientos años”, en la época de Cervantes. Y ha lamentado que “aunque cada vez somos más conscientes de la trascendencia de nuestra alimentación y sabemos que la Dieta Mediterránea es Patrimonio Intangible de la Humanidad; sin embargo, hemos olvidado nuestros hábitos de consumo saludable”, por lo que ha añadido que “conocemos más pero no comemos mejor”. A este respecto ha defendido potenciar la Dieta Mediterránea.

Martínez Arroyo, como presidente de la Fundación Dieta Mediterránea a nivel nacional se ha propuesto que la Fundación crezca e incorpore nuevos miembros del Patronato, como los Gobiernos de otras Comunidades Autónomas, así como que las empresas agroalimentarias y, en especial, a las Denominaciones de Origen, Indicaciones Geográficas Protegidas y marcas de calidad, “siendo una garantía de control y fiabilidad del producto”, ha especificado. También ha resaltado que para conseguir ese objetivo pretende “que todas ellas tengan la posibilidad de identificar sus productos con el logotipo de la Dieta Mediterránea”, haciendo hincapié en “aquellos que mejor nos representan y que más ponen en valor el trabajo de nuestros agricultores y ganaderos y ligan la actividad agraria con los intereses y deseos de los consumidores”.