Las exportaciones agroalimentarias de la Unión Europa en agosto de 2019 alcanzaron los 12,07 mil millones de euros en valor, un 5,6% más que en agosto de 2018. Por otra parte, las importaciones disminuyó un 0,2%, a 9,14 mil millones de euros en valor, por lo que el superávit de la balanza comercial agroalimentaria en agosto se situó en 2,93 mil millones de euros, con un aumento del 29% positivo en comparación con las cifras del año anterior.

Estos son algunos de los principales datos del informe comercial mensual de agosto de 2019, publicado el 24 de octubre por la Comisión Europea.

Comparando los valores mensuales de exportación de agosto de 2019 con agosto de 2018, los mayores aumentos se registraron en China (283 millones de euros), EE.UU. (192 millones de euros) y Japón (69 millones de euros). Sin embargo, se registraron caídas significativas en las exportaciones de la UE a Hong Kong, Libia (ambas por 66 millones de euros) y Argelia (48 millones de euros).
En cuanto a las importaciones, hubo un aumento en valor de las procedentes de Ucrania (198 millones de euros), Brasil (94 millones de euros) y Canadá (74 millones de euros). Por el contrario, hubo una caída en el valor de las importaciones de los Estados Unidos (153 millones de euros), Sudáfrica (59 millones de euros) e Indonesia (51 millones de euros).
En cuanto a productos, se registraron aumentos en los valores de exportación de algunas categorías de productos, como el trigo (142 millones de euros), la carne de cerdo (132 millones de euros), los  licores y bebidas espirituosas  (125 millones de euros),  la leche en polvo y suero (82 millones de euros), y el queso (52 millones de euros). Por el contrario, hubo una marcada disminución en las exportaciones de animales vivos (74 millones de euros), remolacha y caña de azúcar (52 millones de euros), cueros y pieles crudas (31 millones de euros), aceites vegetales (21 millones de euros excluyendo el aceite de palma y de oliva), y cerveza (20 millones de euros).
Se registraron aumentos en las importaciones de semillas oleaginosas distintas de la soja (147 millones de euros), cereales secundarios (113 millones de euros), etanol (42 millones de euros), trigo (42 millones de euros). Al mismo tiempo hubo una disminución en el valor de varias importaciones, incluyendo café y té sin tostar (103 millones de euros), soja (58 millones de euros), aceite de palma (49 millones de euros), cítricos (48 millones de euros) y zumos de frutas (43 millones de euros).