Pau Roca, Secretario General de la Federación Española del Vino, nos cuenta cómo valora la creación de la Interprofesional, de la que la FEV forma parte junto con la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), las Cooperativas Agroalimentarias, la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (ASAJA) y la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA). Aunque no nos ha querido decir quién estará presente en el organigrama, y se ha limitado a explicar cómo es un organigrama empresarial, sí que ha dado respuesta a una pregunta que Amancio Moyano se hacía en la entrevista que MVD le realizó EN EXCLUSIVA: «¿Por qué la CECRV no formó parte del proceso constitutivo de la Interprofesional?». Roca contesta a esta y otras cuestiones dándonos su opinión.

Pau Roca

Mercados del Vino y la Distribución: Desde su punto de vista, ¿cuáles son los rasgos más representativos de esta Interprofesional?

Pau Roca: Ante todo quiero dejar claro que respondo únicamente como FEV y no como Interprofesión. Hay un Presidente de la Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE) que es Angel Villafranca, Presidente de Cooperativas Agroalimentarias de España y si hay alguna cuestión que afecta a la OIVE creo que hay que respetar a que esté en funcionamiento para responderle, pero sí que puedo transmitirle la opinión de la FEV.

Aunque técnicamente una interprofesión la forman dos ramas con carácter paritario, en el vino ha habido tres grandes grupos: las organizaciones profesionales agrarias o sindicatos, las cooperativas y el sector bodeguero comercializador. Nuestros socios pueden ser las tres cosas a la vez, productores, transformadores y comercializadores, es decir, que tanto un miembro de la FEV puede ser un viticultor, como que un productor miembro de ASAJA sea además un bodeguero que vende sus vinos en una tienda de Londres, pero nuestras organizaciones han puesto sus prioridades en el área de representación que mayormente les caracteriza, renunciando a las otras y reconociéndose mutuamente la representatividad en cada gran rama. Por otra parte, esta Interprofesión surge de la necesidad de resolver problemas concretos y acuciantes. El problema del bajo consumo de vino es al sector del vino en España, lo que el problema del paro es a la economía española, y por tanto hay que tomar medidas urgentes, que quizás se tarde unos años en ver resultados.

MVD: La Ministra ha presidido el acto de firma del Acta de Constitución, sin embargo, los estatutos de consolidación aún no se han hecho públicos, ¿por qué?

PR: Efectivamente la Ministra de Agricultura estuvo presente dándonos su apoyo en todo momento, y fue un testigo de honor de la culminación de un proceso. El documento final requiere ser revisado por otras agencias y ministerios competentes, tenga en cuenta que este es un acuerdo de naturaleza privada, pero en todo caso excepcional, y deben darse una serie de garantías formales que aun siendo amparadas por  la Ley, no dejan de ser,  de alguna manera, una interpretación forzada y excepcional del derecho de la competencia, por lo tanto los servicios jurídicos de la Secretaría (que la tiene Cooperativas) están revisando todos los detalles.

«La Interprofesional es una figura jurídica de naturaleza privada»

MVD: Sabemos quién conforma la Interprofesional del Vino pero, ¿quién se ha quedado fuera en el proceso constitutivo?

PR: Las organizaciones que representamos mayoritariamente al sector del vino en cada una de las familias o ramas de actividad y que venimos trabajando en los últimos años , en pro del sector y que tenemos una representatividad contrastable y sostenida. Hemos sido los impulsores que han fundado la Interprofesión. No olvidemos que esta es una figura jurídica de naturaleza privada. Numéricamente, la representatividad de los que formamos la OIVE es muy superior a cualquier otra combinación posible. Por otra parte, esta organización está abierta a las organizaciones que pudieran existir en el futuro y quieran entrar y demuestren su representatividad.

Recordemos además que nuestras organizaciones, la FEV, Cooperativas Agroalimentarias, y los sindicatos tienen carácter totalmente voluntario. Las interprofesiones son útiles precisamente en sectores altamente atomizados, para vertebrar al sector e implicar a quienes no queriendo estar en estructuras voluntarias, les pudiera afectar y puedan así participar y contribuir con garantías de no exclusión.

No se puede obligar a todo el mundo a estar en la FEV  o en las otras organizaciones, es voluntario – desde 1978 ya no hay un sindicato vertical- pero aquellos temas que detectemos  de interés general para el sector, podrán tratarse con garantías de aplicación para todos, así que nadie quedará excluido, aunque no hubieran participado en su fundación.

MVD: ¿Tiene sentido la creación de una Interprofesional del Vino sin la participación de las Denominaciones de Origen en su consolidación? ¿Por qué no contaron con la CECRV?

PR: La CECRV representa en las estructuras de las Denominaciones de Origen a los Consejos Reguladores, estructuras en las que ya participamos mediante los procesos electorales las mismas organizaciones que ya formamos la Interprofesión, en ellos están las empresas de la FEV, los agricultores de cada sindicato agrario y las cooperativas agroalimentarias, y por tanto, desde un primer momento, pensamos que había que evitar una duplicación de la representatividad.  Si el sistema en España hubiera tenido un sentido de “cuenca de producción”, es decir, si hubiera incluido a la totalidad de los vinos en cada región (con y sin DOP, IGP, etc) habría sido posible otro modelo interprofesional federal. Pero la CECRV solo tiene los Consejos de vino con DO. Hubiéramos podido esperar a tener un sistema de Consejos en España con atribuciones territoriales de todo el vino producido en cada cuenca de producción, pero para ver esto pueden pasar 20 años, y no había tiempo. En cambio, quienes sí se atribuyen la representación “de cuenca” son las administraciones autonómicas; sin embargo, éstas no tienen cabida en una Interprofesión, como tampoco lo tienen una parte de los Consejos Reguladores por su naturaleza jurídica pública o semi pública.

Por tanto hay tres razones:  una, reiteración o duplicación de la representatividad;  otra, el sistema federal descartado por la limitación del ámbito del producto y, finalmente, la heterogeneidad de la naturaleza jurídica de los Consejos Reguladores , aunque muchos están en transformación.

Sin embargo, los Consejos Reguladores, y especialmente la CECRV, es una entidad que tiene una gran capacidad de “distribución” y de coordinación territorial.  Deben ser socios nuestros de alguna forma, y aunque no se les puede cargar con la responsabilidad de asumir lo que por naturaleza no les toca, sí que en mi opinión (reitero que hablo como Secretario General de la FEV) deben estar en la Interprofesión desde el principio participando plenamente de la información y aportando su visión territorial que es inmensa. Son un socio de gran valor estratégico.

«Las administraciones autonómicas no tienen cabida en una Interprofesional, como tampoco la tienen una parte de los Consejos Reguladores por su naturaleza jurídica»

MVD: ¿Qué organigrama compondrá finalmente la Interprofesional del vino?

PR: Es un organigrama sencillo, sin complicaciones, con una Junta Directiva, un presidente, varios vicepresidentes, un Secretario y un tesorero. A medida que se requiera y el trabajo nos lo imponga se crearán otros órganos de decisión más especializados.

MVD: ¿Qué nos puede contar acerca de la creación de una Comisión Consultiva? ¿Contará con la CECRV?

PR: Es la fórmula que se adoptó para integrar a aquellas organizaciones que creemos que deben estar informadas e influyendo en las decisiones.  Alguien dijo en el proceso de creación que la OIV tiene organismos observadores que tienen una enorme influencia en todo el proceso de toma de decisiones, e incluso contribuyen al sostenimiento económico de la organización,  sin embargo a la hora de votar solo votan los Estados, porque la votación de cuanto deciden afecta a sus constituyentes y administraciones. Aquí se busca algo similar, todos los que tienen algo que decir deben estar, sin embargo, las decisiones que se tomen deben hacerlo quienes representamos a los sujetos que serán objeto de las extensiones de norma, es decir bodegueros y viticultores.

MVD: Si, por ejemplo, una bodega quiere formar parte de la Interprofesional, ¿qué tiene que hacer? ¿Qué pasos ha de seguir?

PR: Los socios de la Interprofesional son las asociaciones que forman parte de ella, no son las bodegas individuales.

MVD: ¿Cuál es la principal meta a alcanzar antes de que acabe el año?

PR: Nuestra meta desde la FEV era constituirla antes de terminar 2014, nos hemos adelantado casi cinco meses. El consenso será la pauta en la toma de acuerdos, y deberemos trabajar en los objetivos que nos hemos marcado.