Carmen Crespo anima a la concentración de la oferta y recuerda que también va a salir una nueva línea de ayudas con 3 millones para facilitar el fortalecimiento del sector aceitero.

La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, ha anunciado el pasado 25 de julio en Villacarrillo (Jaén) la ampliación de las ayudas destinadas a la industria del olivar, correspondientes a la convocatoria de 2018, en un total de 11 millones de euros.

En este sentido, la consejera ha señalado que la medida responde a «lo que el sector nos está demandando: atención y diálogo, que es lo que estamos proporcionando». Esta ampliación en las partidas destinadas a la industria del olivar permiten atender la demanda que se venía produciendo.

La titular de Agricultura, que visitó la Cooperativa Nuestra Señora del Pilar en Villacarrillo, se ha referido, además, al papel que desempeña el mundo cooperativo en este sector, y en el caso concreto de la cooperativa que ha recorrido es «un ejemplo para Andalucía». También ha resaltado la importancia que tiene la concentración de la oferta, de lo que esta cooperativa es un referente. En este sentido, ha recordado que la Consejería va a sacar una nueva línea de ayudas de 3 millones de euros «para hacer posible fusiones que proporcionen mayor fortaleza al sector olivarero andaluz», advirtiendo que ante las situaciones coyunturales «la unión es fundamental».

Carmen Crespo ha recordado la situación crítica derivada de la bajada de precios del aceite, cuestión en la que ha reafirmado su compromiso en el apoyo y defensa de los intereses del sector. Finalmente, la consejera ha explicado que esta nueva línea de ayudas «es algo que nos ha demandado el sector, y creo tenemos que hacerlo como el sector nos diga, porque les tienen que resultar atractivas».

En otro orden de cosas, la consejera se ha referido a la necesidad de que, «conjuntamente con el Gobierno de España, desde la lealtad institucional, promocionemos el aceite de oliva en los mercados emergentes y también en países que no tienen una tradición de consumo de nuestro oro líquido». Todo ello, subrayó Crespo, desde la consideración de que «vendemos calidad: tenemos el mejor aceite del mundo y eso hay que saber valorarlo». De la misma manera ha concluido afirmado que «tenemos un sector pujante y, como potencia mundial, tenemos que defenderlo en Europa y en el resto del mundo».