Me cuesta creer que el Consejo Regulador del Cava se sorprenda de que muchos productores lo abandonen cuando sabe que el reglamento del Cava es ilegal e irracional. Cuando el Cava producido exclusivamente con variedades autóctonas estaba teniendo éxito en España y en el extranjero a unas personas sin conocimientos de marketing se les ocurrió pedir la autorización de variedades francesas para poder producir imitaciones de Champagne dentro de la DO Cava. ¡Afortunadamente a los productores de quesos españoles no se les ocurrió producir imitaciones de quesos franceses dentro de sus Denominaciones de Origen!

La autorización de las variedades francesas es ilegal porque el Reglamento anterior al de 1986 establecía que solo se podía modificar “si lo aconsejaba el avance de la técnica enológica y no suponga un deterioro de la calidad y prestigio del Cava”. ¡Es evidente que volver a utilizar variedades francesa como se hacía en 1865 destruyendo su identidad ha perjudicado seriamente su prestigio y producir imitaciones no hay duda que no lo aconseja el avance de la técnica enológica!

Los Cavas hechos con variedades autóctonas han tenido mucho éxito como se puede ver en los primeros dos escaneados adjuntos mientras los producidos con variedades francesas todo lo contrario, como se pueda ver en el tercero. Un Cava producido con variedades autóctonas quedó clasificado al mismo nivel que el Champagne Dom Perignon y fue el primer vino español en figurar en la lista de los Power Brands.

Es pues urgente devolver la identidad al Cava prohibiendo el uso de variedades francesas, que no son aconsejables para nuestro clima.

Atentamente
Manuel Durán Samaranch
subscriptor