La zonificación repercutirá en la mejora del precio del vino, de la uva y del viñedo, incentivará la recuperación de viñedos abandonados y fortalecerá notablemente el sector vitivinícola del Bierzo. Las nuevas designaciones, compatibles con el actual sistema, situarán a los vinos del Bierzo entre los grandes del mundo.

La Junta Directiva del Consejo Regulador de la DO Bierzo ha aprobado por unanimidad el nuevo etiquetado de botellas en el que se informará al consumidor sobre la procedencia del vino cuando éste esté acogido a la designación de unidades geográficas menores a la de su propia delimitación.

De esta forma, las nuevas etiquetas de los vinos de la DO Bierzo podrán informar de si se trata de un Vino de Villa (municipio o pedanía), Vino de Paraje, Vino de Viña Clasificada o de un Gran Vino de Viña Clasificada, en caso de que las bodegas opten por acogerse a esta modalidad de designación que es compatible con la que está actualmente en vigor.

La legislación europea (artículo 67.2 del Reglamento CE número 607/2009) contempla la posibilidad de denominar a los vinos con el nombre del paraje o municipio en el que se ha cultivado la uva, siempre y cuando se pueda demostrar la procedencia a través de la trazabilidad del producto.

La zonificación dará más valor al origen de la uva, ya que dentro de la Denominación de Origen Bierzo hay diferencias entre unas zonas y otras. Será este organismo quien certifique la procedencia de la uva a quienes quieran acogerse al nuevo sistema de designaciones.

Con la nueva normativa de etiquetado se inicia un proceso modernizador que se consolidará con la aprobación definitiva del pliego de condiciones por parte del ITACYL y de las autoridades europeas en los próximos años.

La nueva normativa exigirá a los viticultores que se quieran acoger a las nuevas designaciones de unidades geográficas menores a reducir el rendimiento de la uva (kilogramos por hectárea) entre un 20% y un 35% del máximo fijado actualmente por la Denominación de Origen Bierzo. Además, se exigirá una edad mínima del viñedo.

Con esta medida la Denominación de Origen Bierzo prima aún más la calidad y se acoge a un tipo de designación que ya se venía utilizando en el pasado en España, cuando se comercializaban vinos bajo el nombre de los municipios o parajes de procedencia de la uva. Además, implica el uso de un sistema de designaciones utilizado con éxito en otras zonas de gran prestigio vinícola como Piamonte en Italia, Priorat y Rioja en España o Borgoña en Francia, en éste último desde hace más de 200 años.

Pie de foto:

Misericordia Bello, presidenta del CRDO Bierzo, y Ricardo Pérez Palacios (bodega Descendientes de J. Palacios y vocal del Consejo)