El pedrisco y, sobre todo, la sequía han dejado pérdidas en la DO Utiel-Requena del 35% de la cosecha. Sin embargo, “la sequía ha hecho que la calidad de la uva haya sido mejor”, explicó a MVD el presidente del Consejo Regulador de la DO Utiel-Requena, José Luis Robredo.

BOBALAVA-ASAJA cifró en 8,5 millones de euros las pérdidas en uva para vinificación de Utiel-Requena, repartidas en una extensión de 20.000 hectáreas. “La comarca de Utiel-Requena ha sufrido graves daños debido a la incidencia de la sequía pero también a la de diversos temporales de granizo y virulentos ataques de marchitez fisiológica que se han cebado con la variedad mayoritaria Bobal”, anunció en septiembre la Asociación Valenciana de Agricultores.

A punto de cerrar la campaña, el CRDO Utiel-Requena confirma dichas pérdidas, cifrándolas entre un 35% y 40% respecto a la campaña anterior. Además de la sequía y el pedrisco, la caída de los precios no ha hecho más empeorar la situación, como explicó José Luis Robredo, presidente del Consejo Regulador de la DO Utiel-Requena en el marco del II Salón DO Utiel-Requena de Madrid. “En el resto del país la cosecha ha sido normal, por lo que los precios no han remontado. Al no haber justificación para subir los precios, no se puede compensar a los que han tenido pérdidas”, señaló Robredo. Sin embargo, esta campaña tendrá una uva que “ha entrado muy sana y será de mayor calidad que la del año pasado”.

La DO Utiel-Requena busca salir al paso con la promoción de la uva Bobal, con sus referencias de tinto y rosado, tanto en España como en el extranjero

Pero las pérdidas no han sido equitativas. Frente al 50% de pérdidas ocasionadas por la sequía en empresas como Bodegas Utielanas o en Bodegas Coviñas, las inclemencias del tiempo han respetado a otras bodegas de la DO como Chozas Carrascal, que este año no han sufrido el granizo que en 2011 ocasionó la pérdida del 80% de su producción y donde, gracias a pozos subterráneos, la sequía tampoco les ha afectado. En Finca San Blas, con 72 hectáreas de viñedo, también han sufrido pérdidas, aunque sin dar cifras concretas.

Frente a las pérdidas “catastróficas” que apunta AVA-ASAJA, la DO Utiel-Requena busca salir al paso con la promoción de la uva Bobal, con sus referencias de tinto y rosado, tanto en España como en el extranjero. “El 80% de nuestra producción es uva bobal, que da unos rosados jóvenes muy afrutados y unos tintos característicos que difieren del resto. Esta diferenciación está ganando cuota de mercado en el consumidor que los prueba. En la últimas dos décadas las bodegas han hecho esfuerzos en conseguir grandes vinos de esa variedad bobal”, comentó Robredo.

La comercialización en el exterior es fundamental para esta DO. Bodegas Murviedro exporta el 90% de su producción, sobre todo en Asia, EE.UU. y Europa. Como explica el presidente del Consejo Regulador, tras asentarse en el mercado asiático, sobre todo en China y Japón, en 2015 se centrarán en América. “Nuestro principal mercado es el asiático, pero en 2015 iremos a Nueva York y México. Hay otros mercados, pero el ir a otros países es muy costos y requiere un desembolso importante”, concluyó Robredo.