Un mes más, crecen las exportaciones españolas de vino en valor (+6,6% en el mes de mayo de 2018) y pierden en volumen (-16,1%), al aumentar el precio medio un 27,1%, según datos del Observatorio Española de Mercados del Vino (OeMv).

Esta evolución, hasta mayo de 2018 hace que, en los cinco primeros meses de 2018, España aumente la facturación de sus exportaciones de vino (+7,9%) mientras que reduce sus ventas en volumen (-8,6%), con un precio medio un 18,2% superior. Se sitúan en este periodo en los 835 millones de litros por valor de 1.179,5 millones de euros a un precio medio de 1,41 €/litro.

En términos absolutos, se exportaron 79 millones de litros menos, facturándose 86,7 millones de euros más, aumentando el precio medio en 21 céntimos.

En términos de valor, crece la facturación de todos los tipos de producto, salvo la de los vinos de aguja y la de los vinos con DOP envasados, que pierden un -1,5%.

Destaca el crecimiento en euros de los vinos a granel (+34,9%). Las pérdidas en volumen se explican, sobre todo, por la mala marcha de los vinos de aguja, de los vinos tranquilos envasados, cayendo todas las subcategorías y de los vinos sin ninguna indicación a granel, según datos del OeMv.

Además, los vinos tranquilos envasados, mantienen su crecimiento en valor (+0,5%), pero reducen un -11,2% el volumen exportado, según publica el OeMv.

Evolución parecida para los vinos espumosos, que también aumentan su facturación (+8%) pero caen en volumen (-4,2%).

Estados Unidos es el principal cliente para el vino envasado español en valor y Alemania lo es en volumen, ambos perdiendo cuota, al registrar pérdidas