El director general de la Federación Española del Vino (FEV), José Luís Benítez, ha pedido el pasado 24 de septiembre,  al Gobierno en funciones, en presencia de representantes de la Agencia Tributaria y del Ministerio de Agricultura, que escuche al sector bodeguero y trabaje de manera coordinada para eliminar al máximo las duplicaciones y cargas administrativas innecesarias que pueden suponer un lastre a la competitividad de las bodegas.

Benítez ha realizado esta petición durante la jornada organizada por la FEV y la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT) en Madrid para presentar el nuevo portal electrónico SILICE, a través del cual las bodegas deberán presentar a partir de 2020 los libros contables de impuestos especiales.

El director de la FEV ha agradecido la buena disposición de la Agencia Tributaria y su colaboración con el sector en la elaboración de la Orden Ministerial que regula este nuevo sistema, así como su voluntad de legislar pensando en los sujetos de esa Ley para adaptarla a la realidad de las bodegas. También ha destacado el importante papel en estos meses de un grupo de expertos de la FEV, que han trabajado en representación de todas las bodegas para conseguir el mejor resultado posible.

Para Benítez hoy puede haberse puesto la primera piedra para alcanzar una simplificación administrativa real en el sector del vino, pero es necesario seguir avanzando porque a día de hoy, las bodegas, siguen teniendo que hacer frente a muchas declaraciones distintas, que en muchos casos solicitan información parecida pero en unos tiempos y formatos diferentes, lo que se traduce en una innecesaria carga administrativa.

Para lograr los objetivos la FEV ha propuesto la creación de su grupo de trabajo con todas las partes implicadas para trabajar de manera coordinada en la optimización de las declaraciones vitivinícolas en el corto plazo y, a medio plazo, alcanzar una verdadera simplificación administrativa en el sector.

“La transparencia y la rendición de cuentas son fundamentales en cualquier sector, pero es fundamental que se lleven a cabo de una manera racional sin que suponga cargas ni trabas adicionales en el trabajo diario de las empresas, cuyos esfuerzos deben estar enfocados en elaborar el mejor vino posible y comercializarlo con el mayor valor”, ha manifestado Benítez.