Ayer una delegación de la Federación Española del Vino (FEV) ha mantenido un encuentro con el Comisario europeo de Agricultura, Phil Hogan, para trasladarle las prioridades de las bodegas españolas de cara a la nueva PAC. Además, en la reunión la FEV pidió al comisario que actúe ante normas nacionales que desafían el mercado único.

Tanto el presidente de la FEV, Miguel A. Torres, como su director general, José Luis Benítez, han pedido a Hogan que apoye al sector en cuestiones clave como la propuesta de autorregulación parcial en materia de etiquetado nutricional e ingredientes del vino, así como defender la inclusión de los vinos desalcoholizados y parcialmente desalcoholizados en la normativa y una mayor armonización en el diseño e implementación de los Programas Nacionales de Apoyo, cuya competencia debe mantenerse a nivel europeo para evitar la ruptura del mercado interior y una posible distorsión de la competitividad de los vinos.

También han solicitado a Phil Hogan que la Comisión sea exigente frente al desarrollos normativos nacionales desproporcionados que pueden suponer un desafío al mercado único y la libre circulación de mercancías. En concreto se citó la Public Health (Alcohol) Act de Irlanda, una norma que plantea el establecimiento de precios mínimos, nuevos requisitos para el etiquetado y restricciones en a publicidad.

La reunión con el Comisario Hogan forma parte de una serie de encuentros que la FEV y el Comité Europeo de Empresas Vitivinícolas (CEEV) han mantenido en Bruselas entre los días 21 y 22 de enero con las autoridades europeas en materia de Comercio y Sanidad (DG Trade y DG Sante), con el Embajador Adjunto en la representación permanente de España ante la UE y los consejeros jefe de Agricultura y Comercio y con varios eurodiputados españoles.

Otro de los temas abordados por la FEV en las reuniones llevadas a cabo con autoridades europeas ha sido el comercio internacional del vino. Especialmente en que la Comisión vigile de cerca la implementación del acuerdo con Canadá (CETA para que se aseguren las condiciones equitativas para los vinos de la UE. Además, también han pedido a la Comisión una mayor protección para las indicaciones geográficas españolas, así como la eliminación de aranceles residuales y de otras barreras no arancelarias en futuros acuerdos comerciales que negocie la UE.