La Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural de la Comunitat Valenciana ha instado al MAPAMA a rebajar los módulos publicados en la Orden HFP/1823/2016, con el fin de recoger el efecto que las circunstancias excepcionales de sequía, heladas, pedriscos, viento y demás meteoros acontecidos en 2017 han producido en las actividades agrícolas y ganaderas de la Comunitat Valenciana.

En una carta remitida al Ministerio y a la Delegación del Gobierno en la Comunitat Valenciana, se incluye un informe técnico elaborado a partir del trabajo conjunto entre la Conselleria, a través del personal de sus oficinas comarcales, las principales organizaciones agrarias y el sector cooperativista, con quienes se ha consensuado y mantenido numerosas reuniones con el fin de reflejar de la manera más exacta posible la situación durante todo el 2017. Esta información, según la nota del prensa de la Conselleria ha sido contrastada con los informes y tasaciones de siniestros de Agroseguro, con la información de la Agencia estatal de meteorología (Aemet) y de la red SIAR de la Comunitat Valenciana.

El informe incluye datos estadísticos sobre las circunstancias meteorológicas de 2017, la reducción de los rendimientos detectados en determinados cultivos, con especial atención al olivar, almendro, cerezo, viñedo de vinificación, algarrobo, caqui, cítricos y fruta de hueso, entre otros, teniéndose en cuenta incluso el incendio forestal de Gátova. El documento, disponible en la web de la Conselleria, recoge la información necesaria, con detalle de cada municipio y cultivo, para que el ministerio pueda tomar la decisión de reducir los índices de rendimiento neto (módulos) en la misma proporción que se ha reducido el porcentaje de rendimientos.