Mariano Rajoy parece haber olvidado que, hace unos años, defendió al vino y comprometió a su partido a interponerse en el caso de que alguna ley intentará limitar su consumo moderado. Actualmente, el Ministerio de Salud planea un Anteproyecto de Ley que, según la FEV, podría ir más allá de evitar en consumo por parte de los menores para afectar a los adultos que, de forma responsable, beben vino.

ministeriosanidad

El Ministerio de Sanidad está trabajando en el borrador de un Anteproyecto de Ley de Prevención del Consumo de Bebidas Alcohólicas entre Menores con el fin de prevenir está práctica, pero la Federación Española del Vino (FEV) ve en este manifiesto una marginación de productos, entre ellos, el vino.

Según la FEV, las medidas redactadas por el Ministerio son «desproporcionadas» e «ineficaces» porque, más allá de cubrir a los menores de edad, «atentan contra la libertad individual de los adultos que consumen vino de manera moderada».

La Federación explica que el problema no es del producto sino de las conductas y cree que la prohibición y la demonización del vino no conduce a nada. Así pues, y en referencia al borrador del susodicho Anteproyecto de Ley, la FEV señala que contradice la Ley de la Viña y el Vino aprobada por el Parlamento Español en 2003, donde se reconoce al vino como un alimento propio de la Dieta Mediterránea.

España, a través del programa europeo ‘Wine in Moderation’ promueve el consumo responsable de vino para reducir su abuso. Uno de los ejemplos más claros es la citada campaña «Quién sabe beber, sabe vivir» o el Código de Autorregulación del Vino en materia de publicidad y comunicación comercial.

El dramático descenso que ha vivido España en consumo de vino, posicionándose a la cola de Europa, contrasta con los problemas derivados del alcohol en jóvenes del mismo periodo, lo cual evidencia que el vino no es un problema.

Tirando de hemeroteca, el propio Mariano Rajoy afirmó que «el vino no es una bebida peligrosa si se toma con moderación y que, por tanto, no puede estar en una ley de bebidas peligrosas». Añadió que si eso pasaba, el Partido Popular lo impediría, palabras que hoy cobran fuerza y valor frente a las políticas de gestos vacíos que, como bien indicó Mónica Muñoz en su pasada tribuna, se está llevando a cabo. El Presidente defendió, en ese momento, el papel económico del vino dentro del PIB español al fijar la población social y declaró: «La solución no son las sanciones, prohibiciones, intervencionismo o el autoritarismo, sino la educación y haces pedagogía».