La Organización Internacional del Vino (OIV) presentó en rueda de prensa, el pasado 11 de octubre, los resultados mundiales del sector del vino en 2018. Uno de los datos más significativos es que la producción de vino ha crecido un 17% respecto al año anterior, situándose en los 292,3 millones de hectolitros a nivel mundial.

Los mayores incrementos se produjeron en los tres países productores más importantes del mundo. Italia se sitúa en primera posición con un total de 54,8 millones de hectolitros, seguida de Francia, con 49,1 millones y España con 44,4 millones. Aunque no fueron los únicos países con crecimientos, también los tuvieron en Argentina y Chile.

Mientras que la producción se incrementó el consumo se mantuvo estable con un total del 246 millones de hectolitros. Con un descenso importante en China y Estados Unidos.

Por otra parte, el valor de las exportaciones alcanzó los 31.000 millones de euros el pasado ejercicio, un 1,25 más que el año anterior. Siendo Francia el país que más ha exportado.

Las previsiones para este año de la OIV son un poco peores ya que los productores del hemisferio sur han tenido un comienzo menos satisfactorio.

Foto: © Familia Torres