La Comisión Europea acaba de publicar  (el 6 de diciembre) el informe sobre las perspectivas agrícolas de la UE para 2018-2o3o. Entre los productos analizados está el vino, que estabilizará su producción , y el aceite de oliva que crecerá. La producción de vino de la Unión Europea debería estabilizarse durante 2018-2030, mientras que las exportaciones deberían seguir creciendo, principalmente debido a los vinos espumosos y las indicaciones geográficas. Según los datos publicados en el informe sobre las perspectivas agrícolas de la Unión Europea para 2018-2030.

Se espera que la producción total de la UE y el consumo europeo se estabilicen. A lo largo del período prospectivo, se anticipa una ligera reducción en el consumo humano de 26 litros per cápita en promedio en 2018/2019 a 25,3 litros en 2030. La producción debería alcanzar los 168 millones de hl en 2018 y debería estabilizarse a 165 millones de hl en 2030. En cuanto a las exportaciones la UE debe mantener un crecimiento constante de las mismas, impulsado principalmente por las indicaciones geográficas y los vinos espumosos, mantiene el informe de la UE.
Aceite de oliva

Al mismo tiempo, y según el informe, se espera que el sector del aceite de oliva europeo crezca durante el período 2018-2030.

Este crecimiento estará encabezado por cuatro países España, Italia, Portugal y Grecia, la producción de aceite de oliva de la UE representa actualmente dos tercios de la producción mundial.

En 2018/19, se espera que alcance 2,3 millones de toneladas y aumentará un 1,3% por año durante el período al que se refiere el informe.

La demanda global de aceite de oliva de la UE también crecerá, especialmente en los mercados asiáticos. Paralelamente, la capacidad de procesamiento aumentará, lo que dará lugar a una mayor expansión de las exportaciones de la UE, un 3,3% anual durante 2018-2030.