Según la primera estimación de las principales cifras económicas se ha producido un nuevo récord histórico, por cuarto año consecutivo, de la Producción de la Rama Agraria, con 53.086 millones de euros. Los consumos intermedios marcan asimismo un record histórico de 23.199 millones de euros. Mientras que se constata una ligera disminución del volumen de trabajo en la agricultura, que no contrarresta la subida producida desde 2015. El vino y el aceite de olivo registraron descensos en sus precios pero incrementaron su producción.

El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente ha publicado la primera estimación de las principales cifras económicas del sector agrario en 2018, de las que se desprende que la Renta Agraria mantiene su senda de crecimiento batiendo un nuevo record, al situarse en los 29.955,3 millones de euros, con un aumento del 3,4% con respecto al año anterior.

La Renta Agraria por Unidad de Trabajo Anual (UTA) ha aumentado en un 4,7%, hasta alcanzar los 34.787,6 euros, debido al incremento del 3,4% en la renta agraria, combinada con una disminución del 1,2% en volumen de trabajo en la agricultura en UTA.

La evolución positiva de la Renta Agraria viene de la mano de un nuevo récord histórico de la Producción de la Rama Agraria, con 53.086 millones de euros, sostenido por el buen comportamiento de la producción vegetal y animal, incrementos que han sido contrarrestados en parte por un aumento de los consumos intermedios.

La Producción vegetal aumenta un 6,5%, hasta los 32.031,3 millones de euros, incremento propiciado por el buen año hidrológico registrado y que ha dado lugar fuertes incrementos en producción en cereales (43,3%), plantas forrajeras (25,3%) y vino y mosto (18,1%), cultivos que sufrieron de una aguda sequía en la campaña anterior.

El efecto del buen año hidrológico ha sido ligeramente contrarrestado por un descenso global del 0,3% de los precios en el conjunto de la producción vegetal, destacando particularmente los descensos registrados en aceite de oliva (-24,1%) y vino (-5,0%), productos ambos que vienen de máximos históricos en la campaña anterior.

Los consumos intermedios aumentan un 6,2%, debido a un incremento en un 2,9% en las cantidades consumidas, acompañado por un incremento del 3,2% en precios. Destacan los aumentos registrados en energía (13,5%), debido fundamentalmente a un incremento de los precios de un 13,6%, seguida de fertilizantes 8,4% y piensos 6,9%, incrementos debidos principalmente a un aumento en el volumen utilizado (+6,8% y +4,6% respectivamente).

Las subvenciones totales, por su parte, se mantuvieron prácticamente constantes con respecto a 2017.

El análisis de la evolución de la Renta Agraria durante los últimos años muestra un crecimiento constante en el periodo 2012–2018 superando este año en un 31,4% la de 2012. Se consolida, por tanto, la tendencia positiva con seis años de renta creciente y, por tercer año consecutivo, record histórico en el valor de la renta agraria.