La Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente de La Rioja realizará de septiembre a diciembre una campaña para la recogida de material de olivos que presenten alguna singularidad, con el fin de seguir ampliando el banco de variedades autóctonas de La Rioja, ubicado en la Finca de La Grajera, y que ya cuenta con 64 muestras diferentes.

La campaña, para la que se solicita la colaboración de los agricultores, se basa en la localización de árboles de variedades desconocidas o minoritarias o que presenten alguna característica destacable (antigüedad, productividad, calidad del aceite, resistencia a enfermedades…). También se buscan ejemplares antiguos de Redondilla-Redondal y Royuela-Arróniz procedentes de diversos puntos geográficos con el objetivo de realizar una futura selección genética.

Durante los meses de septiembre, octubre, noviembre y diciembre se realizará la campaña de localización de ejemplares y paralelamente se enviarán muestras para su identificación genética. Una vez corroborado el interés de estos árboles, se recogerán brotes terminales para su multiplicación y conservación en la Finca de La Grajera.

Gracias a la colaboración de los olivicultores, durante las dos campañas anteriores, se han localizado y marcado 107 ejemplares, y recogido material vegetal de 22 de ellos, lo que ha permitido identificar cuatro variedades minoritarias no catalogadas hasta la fecha, con diferente denominación según el área geográfica. Este material está en fase de multiplicación y se incorporará en un futuro al banco de germoplasma de La Grajera. Las campañas pasadas sirvieron también para establecer una red de contactos para realizar prospecciones en varios municipios de La Rioja.