Bodegas Aroa, en Navarra, y Bodegas Luzón, de Jumilla, se han convertido en las últimas en obtener hasta el momento el certificado Wineries for Climate Protection (WfCP), impulsado a finales de 2015 por la Federación Española del Vino (FEV) para promover las buenas prácticas de las bodegas en materia de sostenibilidad medioambiental y lucha contra el cambio climático.

Con estas dos, son ya 11 las bodegas certificadas hasta las fechas y 3 en lo que va de año. Todas ellas han superado previamente el proceso de auditoría por parte de alguna de las entidades de certificación independientes autorizadas para ello, obteniendo al menos el 50% de la puntuación máxima en cada uno de los cuatro ámbitos evaluados por el certificado: Reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, uso de energías renovables y eficiencia energética, gestión del agua y reducción de residuos.

Además de Luzón y Aroa, otras 9 bodegas han sido certificadas en los últimos meses bajo el esquema WfCP.