El MAPA ha publicado los boletines de comercio exterior con datos del segundo tercio de la campaña 2017-2018. En ellos observa una recuperación del volumen de exportación de aceite de oliva en los últimos meses, que se sitúa por debajo de las campañas anteriores. Mientras que las exportaciones de aceite de orujo de oliva son máximas para estas fechas y se sitúan por encima de la campaña pasada que fue record.

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ha publicado los boletines de comercio exterior de aceite de oliva y aceite de orujo de oliva correspondiente al periodo comprendido entre octubre y mayo de la campaña 2017/18, de cuyos datos se desprende que las exportaciones de aceite de oliva han alcanzado un valor de facturación que supera los 2.000 millones de euros, manteniéndose por encima de la media.

El volumen de exportación se ha situado por debajo de las campañas anteriores, pero se observa una recuperación en los últimos meses. Las mayores caídas se registran en las salidas INTRA UE, siendo especialmente significativo en Italia (-42%), nuestro principal destino de exportación. A nivel EXTRA UE, se incrementa los valores unitarios, con mayores volúmenes en China (18%), Brasil (6%) y Australia (5%) y una disminución en Estados Unidos (24%) y Japón (8%).

Las importaciones de aceite de oliva se reducen en los últimos meses, aunque mantienen un volumen y valor por encima al de las campañas pasadas. Las entradas de terceros países se han incrementado en mayor medida y superan las importaciones de origen comunitario, con el 58% del volumen total importado.

En el caso del aceite de orujo de oliva, con una facturación de 203 millones de euros, las exportaciones son máximas para estas fechas y superan la campaña pasada que fue record. Por países, se incrementan los volúmenes de las exportaciones INTRA UE frente a la caída de salidas a terceros países, y aumentan los valores unitarios de exportación en todos los destinos.

Las importaciones crecen también respecto de las campañas anteriores, de una manera más significativa en valor y en mayor medida las procedentes de países comunitarios dónde se ha recuperado su producción.