Según un cuestionario realizado por la FEV entre sus asociados, todas las bodegas han sufrido pérdidas derivadas de las contramedidas de EE.UU. por el caso Airbus. Las empresas estiman que sus ventas se reducirían entre un 35% y un 50% si los aranceles adicionales se mantienen durante seis meses.

La Federación Española del Vino (FEV) ha realizado un cuestionario entre sus asociados para conocer el impacto que la aplicación de aranceles adicionales por parte de Estados Unidos por el contencioso contra Airbus en la OMC tendrá en las bodegas españolas. La muestra obtenida es suficientemente representativa como para considerar las conclusiones extrapolables a todo el sector del vino envasado. Casi el 90% de las bodegas considera que les afecta gravemente.

En mayor o menor medida, todas las bodegas han manifestado pérdidas en su facturación del mes de noviembre de 2019 en comparación con el mismo periodo del año anterior. Además, manifiestan que, de mantenerse esta medida durante seis meses, sufrirían una pérdida en las ventas que se situaría entre un 35% y un 50%.

Para las bodegas Estados Unidos supone de media casi el 26% de sus exportaciones fuera de la Unión Europea y es su tercer destino de exportación, siendo para una de cada cuatro bodegas su principal comprador.

Desde la entrada en vigor de los aranceles adicionales del 25% el pasado mes de octubre, y según la encuesta realizada por la FV, la mayoría de las bodegas se han visto obligadas a aumentar el precio de venta al público de sus productos entre un 15% y un 25%. Sin embargo, casi un tercio de las bodegas han optado por absorber el incremento, reduciendo el margen de beneficio propio o el correspondiente al importador y/o distribuidor.

Las bodegas de menor tamaño consideran que si los aranceles se mantienen durante mucho tiempo o aumentan se tendrían que plantear el abandono de ese mercado. Las grandes consideran que tendrán que incrementar sus actividades promocionales.

La FEV ha trasladado los resultados de la encuesta tanto a las autoridades españolas como al comisario europeo de Comercio, Phil Hogan.