La Asamblea Anual de ANGED reunió el pasado martes, 27 de septiembre, una buena representación de la distribución española. Ocho CEOs y presidentes de grandes empresas de retail debatieron sobre las perspectivas a las que se enfrenta el retail en el futuro próximo y los retos que plantean asuntos como la digitalización, la sostenibilidad, los cambios demográficos y el nuevo panorama competitivo global.

El director general de Eurocommerce, Christian Verschueren, abrió la sesión repasando las cuestiones que afectan al retail en Europa. Recordó que la Directiva de Servicios, que afecta de forma directa a la actividad del comercio minorista, está todavía pendiente de completar por parte de muchos Estados Miembro. En su opinión, frente a los riesgos que plantea el proteccionismo en Europa, la nueva Comisión debería poner “un mayor énfasis” en que se apliquen unas reglas de juego equilibradas para todo tipo de comercio, incluido el ecommerce: “Necesitamos trabajar juntos a nivel europeo (…) y exigir equivalencias y que nuestras regulaciones no supongan una carga demasiado grande para nuestra competitividad”.

“Tener las mismas reglas de juego”

En la primera mesa redonda moderada por David Gracia, director de Comunicación de ANGED, en torno a Los principales retos que afronta el Comercio, Agustín Markaide, presidente de Eroski, Ignacio Sánchez Villares, CEO de Leroy Merlin España, y Alberto Álvarez Ayuso, CEO de MediaMarkt debatieron tres asuntos principales: la transformación digital, la sostenibilidad y la experiencia del cliente.

Ignacio Sánchez Villares, de Leroy Merlin, explicó sobre la disrupción tecnológica que “los organigramas convencionales ya no valen. Es lo primero que hay que cambiar de los procesos de las empresas, ya que no deben seguir estructurándose en silos, sino de forma más horizontal; hay que salir de la zona de confort”. No obstante, recordó que “hay profundas desigualdades entre el comercio físico y el online. Nos cuesta abrir una tienda, tenemos restricciones horarias. Es unos de los temas que el sector tiene que abordar. Tener las mismas reglas de juego y la misma fiscalidad“. Sánchez Villares dijo estar “totalmente convencido de que se pueden gestionar compañías éticas”. Pero, para ello, es esencial “educar al consumidor, por ejemplo reduciendo al mínimo los embalajes de los productos y favoreciendo al máximo el envío a tienda, por cercanía”.

Alberto Álvarez Ayuso, de MediaMarkt, abordó el reto de la formación y la retención del talento para las organizaciones. En su opinión, “es importante el legado que las empresas dejan a la sociedad, ya que si nuestras marcas no representan unos valores para crear una sociedad mejor, el talento se moverá de lugar”. El talento “no entiende de jerarquías y se tiene que rodear de más talento”. Álvarez Ayuso explicó que la misión es la compañía “es acercar la tecnología” a sus clientes y “hacerles la vida más fácil”, con un “propósito de pasar de un modelo transaccional a otro relacional”.

Agustín Markaide, presidente de Eroski, explicó que nuevos drivers del consumo alimentario como la salud y la sostenibilidad “no son una moda y vamos a tener que estar a la altura”. “El consumidor ha cambiado el paso en los últimos años y los esfuerzos de las empresas caminan hacia la sostenibilidad, pero no es una cosa de ahora, ya que por ejemplo el primer ecoplan de Eroski se remonta a hace 27 años, mientras que lo de retirar las bolsas de plástico es de hace 24 años”, explicó. En torno al nuevo tablero competitivo, Markaide argumentó que “en un mercado estable estos entrantes nuevos cambian las normas de juego y hay que gestionarlo con eficiencia. El cliente está digitalizado y la tienda cambia con las nuevas tecnologías y la digitalización del cliente es un reto muy importante”.

Palancas de crecimiento para los próximos años

La segunda mesa se enfocó en las Reflexiones sobre el futuro del Retail de la mano de Petra Axdorff, directora general de IKEA Ibérica, Miguel Mota, CEO de Worten, Rami Baitiéh, CEO de Carrefour España, y Jaume Miquel, presidente y consejero delegado de Tendam. Centraron su debate hacia las palancas del crecimiento del sector, el nuevo consumidor y el propósito de las compañías.

Petra Axdorff, directora general de IKEA, defendió un “planteamiento humanista”, mejorar la vida cotidiana de las personas, redirigiéndose hacia una economía circular, un modelo de empresa sostenible, explicando que los valores de IKEA son “realmente verdes”. Puso como ejemplo dos productos básicos como las bolsas de plástico reutilizables, fabricadas en un 85% a partir de caña de azúcar, o un plato, los cuales en su opinión recogen el propósito de la compañía: precio, calidad, funcionalidad, sostenibilidad.

Por otro lado, Rami Baitiéh, CEO de Carrefour desde el pasado junio, explicó que una de sus primeras impresiones es que “España cuenta con un mercado estable, con muchas particularidades y es muy exigente, ya que el cliente español tiene muchas opciones de compra y quiere todo: desde una buena relación calidad-precio en los productos a la sostenibilidad”. Baitiéh habló de escuchar atentamente a los clientes, ya que “la relación humana y la relación personal es muy importante” en su trabajo. Defendió la importancia del detalle, “retail is detail” (el retail es detalle), y cómo hay que tratar de “hacer todo lo posible para responder a las necesidad de un cliente que cada día es más omnicanal”.

A ello se suma el “cambio cultural” como explicó Miguel Mota, CEO de Worten. En su opinión, “las palancas de crecimiento para los próximos años son distintas en cada sector, pero es primordial saber entender al cliente y sabes escoger el modelo de venta que queremos aplicar”. En su caso, apuesta por la “agilidad y la descentralización” en una industria que compite con una amplia variedad de “precios muy competitivos”. Mota también destacó el papel de las tiendas físicas, como palanca del crecimiento y de tener una permeabilidad en el territorio y contacto con los consumidores.

Jaume Miquel, presidente y consejero delegado de Tendam, concluyó que “la omnicanalidad es la gran coctelera que resume todo” y “ha sido la gran oportunidad de rentabilidad”. El cliente omnicanal consumo un 50% más, según Miquel, si bien es cierto que la omnicanalidad “mal manejada es como un colador, donde el dinero que entra sale por la línea de gastos”. Para Miquel, la tienda “no puede estar desconectada de ninguna de las partes” de la empresa, aunque cambie su rol, forma parte de un “ecosistema” y hace que funcione mejor. Por ejemplo, “recibir el producto en tienda tiene un coste logístico de 0,3 euros, mientras que llevarlo a la casa de los clientes nos cuesta entre dos y tres euros de media”, explicó.

Once reformas para modernizar el comercio

Tras ellos, Ricardo Goizueta, director de Ecommerce y Clientes del Grupo El Corte Inglés, abordó las Dificultades y sinergias on y off-line en el comercio, expresando la idea central de que es necesario crear sinergias entre comercio digital y el mundo físico: “No podemos tratar al cliente online de manera distinta que al offline porque no hay dos mundos, sino uno”. Además, anunció que en los próximos días se lanzará la nueva app de la compañía y que cuentan con una previsión de facturación de unos mil millones de euros en 2020.

Del mismo modo, el presidente de ANGED, Alfonso Merry del Val, ofreció un discurso en el que trató las cuatro corrientes de cambio que vive el retail y propuso once reformas para promover la evolución del sector ante la cuarta revolución industrial. (Discurso completo aquí.)

La jornada terminó con la clausura de secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez, quien mantuvo que el sector retail se enfrenta a retos, consecuencia de la transformación digital. Además, la secretaria de Estado, que sostuvo el compromiso de la Administración Pública con la distribución y el retail, afirmó que “cuenta con la ventaja de ser un sector en cambio permanente, un sector al que hay que mirar y observar porque es un laboratorio de tendencias de consumo e innovación”.