Según el último informe realizado por el equipo de análisis de Kantar sobre las perspectivas del consumidor, el año ha comenzado con optimismo. Tanto la valoración de la situación económica del país como la del hogar continúan en ascenso. Esto provocó que durante el primer trimestre de 2019 el Índice de Comportamiento del Consumidor vuelva a alcanzar el valor positivo de 5,3. Así, desde la óptica de los consumidores el panorama parece tranquilizador.

Los datos de consumo minorista reales hasta enero de 2019 muestran una tendencia ascendente, reforzando –según Kantar– la idea de estabilización del consumo y haciendo poco probable un retroceso significativo.

Al mismo tiempo, para el 48% de los españoles la recuperación está lejos, solo un 9% dice que ya se ha iniciado y que se empezará a crear empleo (este porcentaje se situaba en un 12% en el primer trimestre de 2018).

En 2019 se mantiene estable el porcentaje de consumidores que cree que el desempleo en el próximo año continuará como hasta ahora (50%); la percepción de que el desempleo va a aumentar en los próximos meses continúa en ascenso.

Por tanto, se mantienen estables aquellos consumidores que confían en mantener el empleo (74%), pero crecen ligeramente aquellos que ven algunas posibilidades en perderlo (14%).

El clima generalizado de estabilidad laboral trae consigo mínimos históricos en cuanto al porcentaje de consumidores que cree que sus ingresos pueden bajar en los próximos meses, un 3%, solo superado en los últimos diez años por el 2,5% registrado en el último trimestre de 2017. Este optimismo se ve reforzado con el aumento significativo de aquellos que creen que sus ingresos se mantendrán como hasta ahora (64%) y la estabilidad con paulatino aumento de los que creen que sus ingresos aumentarán (14%).

En cuanto el consumo

Un 66% de consumidores cree que lo más inteligente en este momento es mantener los niveles de consumo. En intención de consumo se sitúa en primer lugar la alimentación, seguida de los productos de droguería y de belleza. Permanecen las reticencias de consumo en productos financieros, préstamos hipotecarios y vivienda.

Al mismo tiempo, la recuperación del consumo, dentro de una bolsa de 25 productos y servicios, se estabiliza en positivo. Mejoran las intenciones de consumo en marcas conocidas un 39%, un 29% en marcas blancas, un 20% en varias marcas y un 8% en marcas nuevas.

Los consumidores, según el informe del primer trimestre del año, se han instalado en una plácida tranquilidad. Esto va acompañado de una mayor seguridad en los ingresos, confianza en la estabilidad en el mercado de trabajo, etc.

Perspectivas del Consumidor analiza de manera trimestral la evolución de las actitudes y confianza de los consumidores, basándose en su valoración y expectativas en lo referente a la economía del país, la economía del hogar, la intención de compra de bienes de larga duración, la seguridad en el empleo y la valoración del momento de compra de una serie de productos y servicios.