Durante 2018 los hogares españoles consumieron un total de 381,1 millones de litros de vinos y espumosos, gastando 1.114,2 millones de euros en estos productos. Por persona se llegó a los 8,3 litros de consumo y a los 24,3 euros de gasto. Todo esto según el Informe Alimentación en España 2019, publicado por Mercasa.

El mayor consumo se produjo en los vinos sin DO/IGP, con 3,5 litros por persona y año; seguidos de los vinos tranquilos, con 3,0 litros per cápita, y los espumosos, con 0,5 litros por persona al año.

En cuanto al gasto, los vinos tranquilos concentraron el 53,1% del total, con 12,9 euros por persona; los vinos sin DO/IGP representaron un 18,9%, con un total de 4,6 euros por persona al año, y los espumosos supusieron un 11,1% del gasto, con de 2,7 euros per cápita al año.

Diferencias en la demanda

Los hogares con mayor consumo son los de clase alta y media alta. Además, los hogares con niños de 6 a 16 años consumen más cantidad de vinos, mientras que los consumos más bajos se registran en los hogares con niños menores a 6 años, siempre según el informe publicado por Mercasa.

Si la persona encargada de hacer la compra no trabaja fuera del hogar, el consumo de vinos es superior. También si la persona que compra tiene más de 65 años el consumo de vinos es más alto, mientras que se reduce sin la persona tiene menos de 35 años. Los hogares formados por una persona muestran los consumos más elevados de vino, mientras que los índices son más reducidos a medida que aumenta el número de miembros del hogar.

Otros dato relevante señalado en el informe es que los consumidores que residen en núcleos de población con censos de 10.001 a 100.000 habitantes cuentan con mayor consumo per cápita de vinos, que los habitantes de municipios menores a los 2.000 habitantes.

Por tipología de hogares, se consume más con respecto al consumo medio en el caso de parejas adultas sin hijos, adultos independientes, parejas con hijos mayores y retirados; mientras que baja en los hogares con hijos pequeños, jóvenes independientes, parejas jóvenes sin hijos y en los hogares monoparentales.

Por comunidades autónomas, Baleares, Asturias y Cataluña cuentan con los mayores consumos. Por el contrario, Aragón, Navarra y Extremadura son las comunidades que arrojan menores consumos.

Lugar de la compra       

En 2018 el 67,3% de los hogares compraron vino en los supermercados; un 14% en los hipermercados y un 6,4% en los establecimientos especializados. Los economatos y cooperativas representan el 1,5%, mientras que el comercio electrónico se situó en el 1,3%, quedando un 9,5% para otras formas comerciales.