España acabó el año con 7.000 bares y restaurantes menos mientras que los pequeños comercios lograron sobrevivir gracias a la fórmula de la franquicia, según un informe de una gran consultora, correspondiente al ejercicio anterior.

consumo

La crisis económica, la misma de los que muchos políticos ya afirman que estamos dejando atrás, dibujó durante el año 2013 un panorama económico ajustado para el sector de la distribución, cuyo número de establecimientos operativos descendieron en 388 menos. Los hipermercados mantuvieron su cifra estable. Los grandes supermercados aumentaron en 100 nuevas unidades y el pequeño comercio se mantuvo estable gracias a la fórmula de la franquicia.

La mayoría de los canales de distribución han presentado descensos durante el año pasado

Estas son algunas de las conclusiones de un informe realizado que, como cada año, ha fotografiado todos los segmentos y canales del gran consumo. A través de él, se explica que los supermercados cuentan con un 72% total de venta del gran consumo y que, en comparación con el año pasado, han crecido en número un 2%. Los hipermercados cuentan con un 16% de las ventas, mientras que los pequeños establecimientos se llevaron los resultados negativos.

El director general de Nielsen, Gustavo Núñez, afirmó que muchos compradores prefieren hacer compras más frecuentes para gastar menos y controlar más el gasto. Es lo conocido como «efecto madriguera».

Según el informe, la cuota de la marca de la distribución aumentó en 0.9 puntos en 2013

El consumo fuera del hogar se ha resentido. Los consumidores prefieren consumir más en casa y antes de salir. Por esta causa, el año pasado la hostelería perdió 6.923 establecimientos de los cuales 3.063 corresponden a bares y cafeterías, 1.625 a locales nocturnos y 1.316 a hoteles y restaurantes.

La caída en el sector hostelero se debe a que los consumidores gastan para el hogar lo que antes invertían para salir y consumir fuera

Por otra parte, los españoles gastaron más de 50.000 millones de euros en productos de gran consumo de la industria alimentaria. Según las últimas estadísticas, siguen apostando por la alimentación saludable más tradicional.