El mercado del vino en Australia depende cada vez más de los jóvenes que lo consumen, que se involucran, experimentan y están dispuestos a intercambiar historias y consumir calidad, según el último informe de Wine Intelligence Australia Portraits.La última edición de la segmentación de Wine Intelligence de los bebedores de vino australianos, Australia Portraits 2019, revela que los seis segmentos considerados han cambiado, y, en algunos casos, también han cambiado las características desde la última publicación del informe, en 2016. Los segmentos que han variado de forma más clara son los correspondientes a los más jóvenes. Los Engaged Explorers, y los Social Newbies han aumentado su frecuencia de consumo e interés en la industria.
En total, Australia Portraits 2019 agrupa a los bebedores de vino regulares del país en seis segmentos diferentes según su relación con el vino. Los investigadores los han denominado Engaged Explorers, Social Newbies, Mainstream Matures, Contented Treaters, Senior Bargain Hunters and Kitchen Casuals. Los dos segmentos más involucrados, Engaged Explorers y Social Newbies, representan el 25% de la población mensual de bebedores de vino de Australia, pero cifran más del 60% del gasto, según los datos de Wine Intelligence.
El grupo con mayor frecuencia de consumo es Engaged Explorers (igual que en el informe anterior), que representa el 9% de la población mensual de bebedores de vino. Son el segundo segmento más joven, con mayoría de menores de 45 años, y el segundo grupo más involucrado y seguro comparado con otros segmentos. Rara vez gastarán menos de 15 dólares australianos (AUD) en una botella para beber en casa, y su gasto promedio  es de alrededor de 22 AUD, llegando a más de 25 (AUD) en ocasiones más formales.
Social Newbies es el grupo con la segunda mayor frecuencia de consumo y además es, con mucho, el más joven, pues el 66% tiene menos de 35 años. Este grupo tiene un mayor nivel de participación, con mayores niveles de confianza, y está ansioso por explorar más el vino. Son el segmento con menor conocimiento, ya que tienen menos experiencia con el vino, pero eso no les impide acercarse al vino con entusiasmo y beberlo una o dos veces por semana, generalmente en entornos sociales.
Mainstream Matures son bebedores comprometidos. Consumen vino con mayor frecuencia que los grupos más jóvenes y tienen un mayor conocimiento de lo que es el vino. Son el grupo más grande de consumidores y tiene una proporción significativamente mayor de personas mayores de 45 años. Representan casi una cuarta parte del volumen total de vino consumido en Australia, ya que el mismo tiende a formar parte de su rutina diaria. Su gasto promedio tiende a rondar los AUD 12 en ocasiones informales, aunque superarán los AUD 15 en ocasiones más formales / sociales.
En el caso de los consumidores menos comprometidos, el nuevo segmento de Contented Treaters, se ha producido un ligero aumento en la frecuencia, aunque en general son consumidores de vino poco frecuentes. Este grupo tiene niveles de participación y confianza ligeramente más bajos que en 2016 y, como resultado, es probable que gasten un poco más que Mainstream Matures y Social Newbies en todas las ocasiones para evitar la vergüenza o la decepción: AUD 18-20 para ellos mismos, aumentando AUD 25 o más para un regalo.
Los dos segmentos más antiguos y menos involucrados de consumidores de vino, los Senior Bargain Hunters y Kitchen Casuals, tienen los niveles más bajos de frecuencia de consumo y confianza, tendiendo además a gastar menos vino. Senior Bargain Hunters es ahora el segmento con la mayor proporción de bebedores de vino australianos regulares (27%), con un aumento de ocho puntos porcentuales a partir de 2016. Tienen un conocimiento y un interés limitados en el vino, lo que contribuye a su bajo gasto.
Rodney Sammut, gerente de Wine Intelligence para Australia y Nueva Zelanda, comenta sobre el informe: “Así como los mercados del vino están evolucionando con el tiempo, también lo hacen nuestros consumidores. Algunos de estos cambios son más notables que otros, pero colectivamente, los cambios son suficientes para llevar a una evolución de los segmentos de los bebedores de vino. Esta evolución del bebedor de vino australiano en los últimos tres años no se puede limitar a los cambios en un área en particular, hemos sido testigos de cambios en el comportamiento y las actitudes de los bebedores de vino».
 El informe de Wine Intelligence Australia Portraits 2019 ya está disponible para su compra en el siguiente enlace:  https://www.wineintelligence.com/