La llegada al sector de inversores financieros, que desconocen las particularidades del negocio, les llevan a contratar profesionales poco cualificados que acaban perjudicando la imagen del sector en su conjunto.

 

El grupo MGWines, que ha adquirido recientemente bodegas en varias denominaciones de origen, se estrella organizando la presentación de sus vinos a los medios en Madrid.

La pésima gestión de la agencia Gaia Comunicación, que llego a citar a los profesionales en un lugar que no existía, dio lugar a un caos, que si no fuera por lo trágico, seria cómico.

Estas empresas recién llegadas, no cuentan con profesionales cualificados en sus empresas que puedan controlar la gestión de una mala elección de un proveedor y acaban perjudicando a los demás, dando un ejemplo pésimo de cómo hacer las cosas.

Mas les valdría invertir un poco en buenos profesionales, en lugar de llegar al sector como un elefante a una cacharrería. No todo es dinero en un sector en el que a pesar de su necesidad de modernización, tampoco hay que inventar la rueda.

La falta de respeto a los medios de comunicación (los pocos que quedamos) no ayuda a vender más, ni a fomentar la cultura y la formación o la información al púbico, de un producto que sufre un descenso de consumo dramático. Algo de culpa tendrá esta falta de uso de la herramienta mas importante en la gestión de una bodega. La comunicación y el marketing.