Esta designación, otorgada por el Consejo Regulador de la D.O.Ca Priorat y el INCAVI (Institut Català de la Vinya y el Vi) y que coincide con la conmemoración de 150 años de la Fundación Más d’en Gil, reconoce las excepcionales condiciones vitivinícolas de una finca específica, el vínculo histórico que la une con una marca concreta de vino, una calidad confirmada durante al menos 10 años y un reconocimiento internacional persistente.

La clasificación de Vino de Finca para dichos vinos, representativos del Priorato más sureño, confirma una trayectoria de la más alta calidad. Al mismo tiempo, es un oportuno homenaje a uno de los nombres con más prestigio y experiencia histórica del Priorat.