Los vinos rosados de la DO Utiel-Requena cada vez son más reconocidos y apreciados en todo el mundo gracias a sus numerosas cualidades que los convierten en vinos de primer nivel.

Una gama de colores rosas atractivos, aromas a frutas rojas, golosinas, frescura, equilibrio en boca y versatilidad son algunas de las características destacadas de los vinos rosados de Bobal la DO Utiel-Requena, su elaboración tradicional de sangrado y fermentación a temperatura controlada busca resaltar en el vino los aromas primarios de las variedades de uva con los que se producen. El resultado son vinos que recuerdan a fresas, frambuesas, moras, grosellas y cerezas.

Además, en boca sobresale su volumen bien equilibrado con una ligera acidez que les da viveza, invitando a disfrutarlos en cada sorbo, lo que les ha llevado a alcanzar una mayor popularidad tanto a nivel nacional como internacional. Los monovarietales de Bobal son los que predominan, aunque se elaboran otros con Bobal y otras variedades como Merlot, Cabernet Sauvignon, Garnacha, Tempranillo y entonces surgen otros matices distintos y muy interesantes.

Otra de las razones por las cuales están triunfando los vinos rosados de la DO Utiel-Requena es el gran juego que dan en el terreno del maridaje. Ideales para acompañar aperitivos por su buena acidez y frescura, resultan también idóneos con platos con pescados azules o grasos, tales como el atún, el salmón o las sardinas. Pero también casan con guisos de arroz como la paella, pastas, carnes ligeras, quesos y hasta con el postre. Eso sí, como siempre en el ámbito del maridaje, la combinación perfecta dependerá de las características exactas del vino que tengamos delante.

Cabe mencionar que estaremos presentes en el I Congreso Internacional del Vino Rosado en Valladolid