Los ministros Luis Planas y Luis Capoulas han mantenido un encuentro en Lisboa.Ambos ministros han coincidido en la necesidad de mantener el presupuesto de la PAC. También han abordado diversos aspectos sobre agricultura y alimentación, orientados al comienzo de la fase de negociación de la PAC durante el otoño.

Los ministros de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, y de Agricultura, Florestas e Desenvolvimento Rural de Portugal, Luis Capoulas, han mantenido el pasado 7 se septiembre una reunión bilateral, en Lisboa, para buscar alianzas cara a la negociación de la reforma de la PAC que inicia ahora su fase final.

En este ámbito, ambos ministros han coincidido en la necesidad de mantener el presupuesto de la Política Agrícola Común para el periodo 2021 – 2027, y han analizado los puntos en común con otros Estados Miembros sobre esta materia.

También han abordado diversos aspectos sobre agricultura y alimentación, orientados al comienzo de la fase de negociación de la PAC durante el otoño.

Durante el encuentro se han repasado igualmente las relaciones que mantienen ambos países en materia sanitaria y fitosanitaria, así como en los aspectos medioambientales.

En cuanto a la PAC,  el ministro español de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, defendió  el pasado 4 de septiembre en Valladolid que España presente durante la negociación de la Política Agrícola Común (PAC) una posición de Estado, de unidad, que permita influir y conseguir el mejor resultado.

Durante la inauguración de la jornada “La nueva PAC y su repercusión en Castilla y León” organizada por el diario El Norte de Castilla, el ministro ha recordado la importancia que la PAC ha tenido en el desarrollo y modernización del sector agrícola español, un sector que factura 100.000 millones de euros anuales, 50.000 por las exportaciones.

Actualmente, la PAC supone para España cerca de 7.000 M€ al año de fondos europeos. Planas ha resaltado que la PAC apenas representa el 1% de todo el gasto público en la UE, los que se puede traducir en 30 céntimos por habitante y día, y a cambio los 500 millones de europeos cuentan con un suministro estable de alimentos diversos, a precios razonables y con las mayores garantías, además de contribuir a mantener el medio ambiente y el equilibrio entre el mundo rural y urbano.

El ministro ha remarcado que el presupuesto de la PAC debe ser fuerte para el período 2021-2027, a la altura de los retos que tiene por delante el sector agrario. Entre ellos destacan la incorporación de jóvenes y mujeres, la despoblación, la digitalización de las áreas rurales o la integración cooperativa.

Planas se ha referido también a una de las principales novedades de la propuesta de la Comisión Europea (CE) para la futura PAC, la obligación de diseñar un plan estratégico nacional. El ministro ha aclarado que España apoyará esta idea, pero ha señalado que no supondrá un cambio competencial entre el Estado y las comunidades autónomas, sino que será un mecanismo que permita mantener el statu quo actual.

Además, ha recalcado que la PAC “no es un fondo de compensación interterritorial”, sino que los destinatarios de sus fondos son los agricultores, ganaderos y a actividad cooperativa. El ministro ha manifestado también que la nueva PAC debe estar alineada con las medidas contra el cambio climático, y en ese sentido, ha defendido un uso más eficiente del agua.

También ha subrayado la importancia de las nuevas tecnologías y de la digitalización pues, “el 4G es tan necesario como el agua” en las zonas rurales.