El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, señala que España está de acuerdo en destinar un 30% de los gastos en el segundo pilar para medidas de carácter medioambiental, y que se incluya en este porcentaje las ayudas para las zonas menos favorecidas. Afirma que trasladará al Consejo de Ministros la situación que están atravesando algunos sectores como el aceite de oliva y la aceituna de mesa. Para  Carmen Crespo el aumento de requisitos medioambientales  que incluirá la nueva política comunitaria tiene que estar acompañada de mayores recursos económicos «para poder poner en marcha esos compromisos con los que estamos de acuerdo».

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha señalado que España apoya una PAC con una mayor ambición medioambiental clara, para posicionar la agricultura en el lado de las soluciones frente al reto climático y medioambiental. Para ello ha subrayado la necesidad de que se mantenga el presupuesto de esta política en las negociaciones del Marco Financiero Plurianual 2021 – 2027.

Así lo explicaba el ministro en el Consejo Consultivo de Política Agrícola que se ha celebrado el pasado día 10 en la sede del Departamento, donde se ha abordado la Reforma de la PAC centrada en la “arquitectura medioambiental”, un aspecto que la Presidencia rumana presentará a debate en el Consejo de Ministros de la UE de la esta semana.

A este respecto el ministro ha señalado que la posición española apoya el enfoque que la Comisión da a esta nueva “arquitectura medioambiental” consistente en encuadrar el “greening” dentro de la Condicionalidad, y es también favorable al fomento de la fertilización sostenible, siempre que vaya precedida de la necesaria formación a los agricultores, antes de hacer obligatoria la nueva herramienta de gestión sostenible de nutrientes.

El ministro ha añadido que España también está de acuerdo en destinar un 30% de los gastos en el segundo pilar para medidas de carácter medioambiental, y que se incluya en este porcentaje las ayudas para las zonas menos favorecidas (zonas de montaña y de alta pendiente).

En cuanto a los eco-esquemas, Planas ha manifestado que España está a favor de que los Estados miembros los ofrezcan de manera obligatoria en el Primer Pilar para que los agricultores y ganaderos que lo deseen puedan acceder a ellos de forma voluntaria, ya que pueden ser un importante incentivo para afrontar el reto del clima y el medio ambiente.

Tanto el encaje entre los eco-esquemas del primer pilar como los compromisos medioambientales del segundo pilar, ha señalado el ministro, serán objeto de debate tanto en el Consejo como a nivel nacional en los trabajos de elaboración del Plan Estratégico, en los que, ha subrayado Planas, se está recibiendo una excelente colaboración por parte de las Comunidades Autónomas.

Planas ha señalado que los grupos de trabajo creados en relación con la elaboración del Plan Estratégico, sobre rentabilidad de las explotaciones agrarias y el relativo a la incorporación de jóvenes, continúan sus tareas de forma activa con la participación del Ministerio y de las comunidades autónomas. El ministro ha recalcado que esos trabajos técnicos no se van a detener, a pesar de entrar en un periodo electoral, porque esos documentos deberán ser entregados en su día ante la Comisión Europea.

El ministro ha avanzado que en la próxima reunión del Consejo solicitará que se debata sobre la situación de los mercados de aceite de oliva, aceituna de mesa, azúcar y cítricos.

Aceite de Oliva

En cuanto al aceite de oliva, cuya producción se ha incrementado y se situará en torno a las 1.740.000 toneladas, con un descenso de precios por debajo de las últimas campañas, el ministro ha recordado que la producción mundial se ha reducido en un 5%, por lo que el aceite de oliva español será clave para el aprovisionamiento de otros países. Este factor, unido a la solidez del consumo, ha manifestado Planas, hace pensar que se den las condiciones para un cambio de tendencia en el precio.

Para apoyar a este sector el ministro ha señalado que se está en contacto permanente con la Comisión para vigilar la evolución del mercado. También ha insistido en la importancia de medidas de autorregulación. En esta línea ha explicado que se ha solicitado a la Interprofesional del aceite de oliva la elaboración de una propuesta que se pueda transmitir a la Comisión Europea.

También ha insistido en la importancia de medidas de autorregulación,   señalando a este respecto que se está trabajando en una norma de reconocimiento de las Organizaciones de productores, donde se incluirá el sector de aceite de oliva como un mecanismo suplementario de regulación y ha afirmado que solicitara la actualización de los umbrales de 1998.

Por otra parte, en cuanto a la situación del mercado de la aceituna de mesa, condicionada por los aranceles adicionales impuestos por Estado Unidos, el ministro ha recordado que, desde el pasado verano, se viene trasladando a la Comisión la preocupación por la marcha de este sector y la solicitud de medidas.

El ministro ha señalado que tendrá que producirse un arbitraje en el seno de la OMC, por lo que recordará a la Comisión la necesidad de que defienda este dossier en el seno de la OMC que tan importante es para España.

Carmen Crespo

Por otra parte, la consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía, Carmen Crespo, en el Consejo Consultivo de Política Agrícola ha defendido la necesidad de que el aumento de requisitos medioambientales que incluirá la nueva política comunitaria esté «acompañado de mayores recursos económicos para poder poner en marcha esos compromisos con los que estamos de acuerdo».

Carmen Crespo ha apuntado que «la agricultura, en sí misma, supone una arquitectura verde», es decir, aporta un valor sostenible y medioambiental gracias, entre otras cuestiones, a que la Comunidad Autónoma andaluza supera los tres millones de hectáreas entre dehesa, olivar de montaña y monte mediterráneo. En relación a esta superficie, la consejera ha recalcado la necesidad de que Bruselas tenga en cuenta «la diferenciación del valor medioambiental» de estos paisajes y su papel frente a la desertificación, lo que ayudaría a que estén mejor valorados por la Unión Europea de cara a la transición hacia una economía climáticamente neutra que se persigue.

En su intervención, Crespo ha reivindicado también que los pequeños agricultores tengan un régimen especial también en el Greening, para lograr la simplificación de una posible «sobrecarga administrativa». Y que los mayores compromisos medioambientales conocidos, los ‘eco-esquemas’ que se están implementando en la PAC, sean «voluntarios e incentivados económicamente».

Además, la consejera ha mostrado su acuerdo con que la asignación a las medidas de clima y medio ambiente no superen el 30% en el ámbito del ‘segundo pilar’ de la PAC relativo a desarrollo rural, y ha pedido que «se incluya en el acta de la reunión, a pesar de no encontrarse en el orden del día, que el ‘capping’ no implique pérdida de recursos para España». Al respecto, ha hecho hincapié en que, en el caso de las cooperativas y sociedades agrarias con explotación de fincas en común, este importe máximo de 100.000 euros por beneficiario en el primer pilar de la PAC debe calcularse como la suma de las personas físicas que componen las entidades, solicitando además que se contemple la inversión que las empresas realizan en contratación.

En cuanto a cotizaciones que están registrando productos agroalimentarios como los cítricos, la aceituna de mesa y el aceite de oliva, Crespo ha recalcado que existen posibilidades de margen en el ámbito de la autorregulación, una cuestión «fundamental» para el precio, y ha trasladado la demanda del sector de impulsar una modificación de los umbrales de referencia «que no se han actualizado desde hace 20 años», así como la activación del almacenamiento privado en su apartado B.

Crespo ha apostado por aprovechar «todos los mecanismos que ofrece en este caso Europa y que tenemos a nuestra disposición en la autorregulación», añadiendo que también es necesario trabajar con el sector para avanzar en la concentración de la oferta para ser más competitivos, ya que la atomización actual es «una dificultad desde el punto de vista del precio».