La Asociación de Bodegas de Euskadi-ABE (antigua ABRA) ha reunido el pasado 4 de mayo a sus asociados ante el «el alboroto y la repercusión mediática de los últimos días», señalan en una nota de prensa. El Gobierno Vasco ha manifestado, el pasado 3 de mayo, en el Parlamento no estar de acuerdo con la medida adoptada por la Asociación

Recientemente informábamos que la Asociación Rioja Alavesa, ABRA cambiaba de nombre y ampliaba su territorio vitivinícola al País Vasco. Esta noticia ofrecida por la Asociación ha producido revuelo entre muchos de sus asociados que no están de acuerdo, o no entienden los motivos de la decisión tomada por los participantes en la Asamblea General del 15 de abril.
Ante esto, la Asociación ha reunido de nuevo a sus asociados para informarles de los temas tratados en sus Asambleas Generales Ordinaria y Extraordinaria del pasado 15 de abril.
Según manifiesta la Asociación «la asistencia ha sido buena y las bodegas han mostrado gran interés; los asociados han resperado el trabajo que realiza su junta directiva y las decisiones adoptadas por sus órganos de dirección.
La Asociación se ha visto reforzada y sigue trabajando con sus proyectos, manifiestan.

Sin embargo, según publica el Correo, el 3 de mayo la consejera de Desarrollo Autonómico e Infraestructuras, Arantxa Tapia, ha manifestado que el Gobierno Vasco se enteró por la prensa del cambio de nombre de la Asociación y que están preocupados porque «prescindir de la marca Rioja Alavesa no es una estrategia adecuada».  Además, manifestó que confía que la situación de ABRA se reconduzca en una nueva asamblea.