Hasta el 30 de junio, fecha en la que finaliza el plazo ordinario para el pago de las ayudas de la PAC, los beneficiados percibirán 5.006 millones de euros que abonarán las comunidades autónomas -coordinadas por el Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación- a los beneficiarios.

No obstante, el reglamento comunitario permite que los pagos pendientes de la PAC se pueden seguir efectuando hasta el próximo 15 de octubre siempre y cuando se haya abonado, a 30 de junio, más del 95 % del total de los pagos directos previstos.

Los regímenes de ayuda desacoplada comprenden el régimen de pago básico, el pago para prácticas agrícolas beneficiosas para el clima y el medio ambiente (pago verde), el pago para jóvenes agricultores y el régimen simplificado para pequeños agricultores. La distribución de esta cifra global por regímenes de ayuda es la que aparece en el cuadro uno, al final del artículo.

El cuadro dos recoge la distribución por comunidades autónomas de los pagos de las ayudas directas realizados a 30 de junio. Cada Comunidad Autónoma establece su propio calendario de pagos, que a su vez depende de la planificación y ejecución de los controles que debe llevar a cabo para verificar los requisitos de admisibilidad de las ayudas en la totalidad de los expedientes.

En esta campaña 2018 ha aumentado significativamente la ayuda a jóvenes agricultores. Este pago complementario a los jóvenes agricultores, por el que se incrementa del 25 al 50 % el valor de los derechos de pago básico de estos titulares, casi se ha triplicado en esta campaña.

A 30 de junio de 2019 las comunidades autónomas pagarán 51.634.304,39 euros, casi tres veces más si se compara con los 18.489.985,03 euros que se pagaron por este mismo concepto en la campaña 2017.

Este incremento se deba a dos motivos fundamentales: a la incorporación al régimen de pago básico de un número muy importante de jóvenes en 2018 debido al aumento de las convocatorias de ayuda a la primera instalación en el marco de los programas de desarrollo rural de las comunidades autónomas, a través de la asignación de derechos de la reserva nacional, y a la decisión de España, en aplicación del Reglamento “Omnibus”, de duplicar el montante a conceder de forma individual para el complemento a jóvenes agricultores.

Este mes de junio, el Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) ha emitido una resolución complementaria de asignación de reserva nacional de derechos de Pago Básico solicitados en 2018 y que ha sumado 3,15 millones de euros que se han concedido a 593 agricultores.

La asignación total de reserva nacional de la campaña 2018 ha quedado fijada en 15.772.591,76 euros que van a beneficiar a un total de 3.214 agricultores (asignación media de 4.907,46 euros por productor).

De estos, 2.793 son jóvenes que han percibido 13.055.420,09 euros, lo que supone una asignación media por beneficiario de 4.351,51 euros.

Estos datos consolidan la tendencia observada en el periodo 2015-2020 respecto a la PAC 2007-2014 en relación con la asignación de derechos de la reserva nacional a los jóvenes agricultores.

Así frente a los 1.050 jóvenes que de media recibieron derechos de la reserva en el periodo 2007-2014, en el periodo 2015-2020 la media de asignaciones anuales a jóvenes recién incorporados fue de 3.350. Respecto a las cantidades asignadas, se ha pasado de una media de 5 millones de euros por campaña a los jóvenes a casi 15 millones por campaña, de media, en el actual. En el periodo 2015-2020 se han asignado derechos de pago básico a más de 13.400 jóvenes agricultores por un importe cercano a los 60 millones de euros.

Por otro lado, la reserva nacional de pago básico ha concedido en 2018 a otros agricultores, no jóvenes, que comienzan la actividad agraria un total de 2.709.370,97 euros, a repartir entre 421 beneficiarios, lo que supone una asignación media de 6.435,56 euros por beneficiario.