La Consellería de Medio Rural finalizó el proceso de revisión del catálogo del Banco de Tierras con el traspaso de un último lote de 957 parcelas a 73 municipios de toda Galicia.

El final de este filtrado de predios sin utilidad agraria permitirá que este instrumento de movilización de tierras pueda intensificar y optimizar los recursos disponibles y, así, centrarse en el arrendamiento de tierras válidas para usos agrícolas, ganaderos y forestales y poner en valor grandes áreas.

En total, en menos de un año (el primer traspaso fue a Vedra en mayo de 2017) se revisaron en torno a 2.500 parcelas y finalmente se traspasaron 2.194 a 110 ayuntamientos. Estos espacios podrán ahora ser utilizados por los vecinos bien directamente o a través de servicios municipales. Muchos de ellos ya tienen construcciones como cementerios, depuradoras, depósitos de incendios, etc, ya que procedían de masas comunes de zonas de concentración parcelaria transferidas en su momento al Banco de Tierras.

El acto de entrega formal se llevó a cabo en la Ciudad de la Cultura, allí la conselleira del Medio Rural, Ángeles Vázquez, formalizó con los alcaldes a cesión de estos últimos predios que pueden ser traspasados directamente a los gobiernos locales gracias a la Ley de Mejora de la Estructura Agraria de Galicia (Metaga).

Por provincias, en esta última entrega, 549 predios fueron a parar a 32 ayuntamientos de la provincia de A Coruña, otros 218 a 22 municipios de Lugo, 107 a 13 localidades de Ourense y por último seis ayuntamientos de Pontevedra recibieron 83 terrenos.

Al acto también asistió el director de la Agader, Miguel Pérez Dubois, ya que es el organismo al que pertenece el Banco de Tierras y desde el que se están llevando a cabo las nuevas herramientas de la consellería para favorecer la movilidad agraria en Galicia. El principal y más conocido es el de las reestructuraciones parcelarias. Actualmente hay 128 procesos abiertos que se pretenden cerrar administrativamente antes de 2020.