Navarra participa en un proyecto europeo junto con Irlanda para definir medidas agroambientales basadas en resultados, no en acciones de manejo; de esta manera el agricultor recibe una prima en función de la biodiversidad que genera. En la Comunidad Foral el área piloto se ubica en la zona mediterránea, en concreto, en parcelas de viñedos, olivares y almendreras de Viana, Aras y Bargota, mientras que en Irlanda se centra en pastos.

El valor de esta zona de Navarra se debe al alto grado de heterogeneidad dentro del paisaje agrícola, que forma un mosaico entre parcelas de pequeño tamaño de cultivos herbáceos, leñosos y retazos de vegetación natural. Este mosaico alberga una gran variedad de especies de flora y fauna que se relacionan con prácticas agrícolas de baja intensidad.

En la Comunidad Foral Navarra están incluidas en el proyecto 115 parcelas y subparcelas, con un total de 61,44 ha, de las que 11,33 ha son viñedos, 21,51 ha son olivares y 28,60 ha son almendreras, cultivadas por 22 agricultores y agricultoras.

La finalidad de este proyecto es desarrollar una serie de prácticas apropiadas para los agricultores y agricultoras con el fin de conseguir una mejora de la biodiversidad en una zona de alto valor paisajístico y ambiental. El proyecto, denominado “Developing Results Based Agri-environmental Payment Schemes in Ireland and Spain”, está financiado por la Unión Europea con un 70%. El presupuesto total asciende a 1,4 millones de euros, de los que el Gobierno de Navarra aporta 347.076 euros a través de la empresa pública GAN-NIK (Gestión Ambiental de Navarra-Nafarroako Ingurumen Kudeaketa).