España ocupa el sexto lugar en ranking de proveedores de vino a Hong Kong en volumen, por delante de Italia, aunque en valor somos los decimoprimeros. En 2014, los vinos españoles han bajado su llegada a este mercado un 12,5% en valor y un 7,2% en volumen. A pesar de que el vino español se mueve en Asia-Pacífico y promociona bien sus vinos, los efectos deseados no terminan de cuajar. El camino es el correcto y se han hecho logros importantes, pero no hay que dejar escapar el tren y atraparlo antes de que deje la estación.

Hay que esperar que la presencia de España en el Pabellón Oficial de la octava edición de la feria HONG KONG INTERNATIONAL WINE & SPIRITS FAIR entre el 5 al 7 de noviembre de 2015 sirva para ganar presencia en este mercado (ICEX ha ampliado el plazo para presentar las solicitudes se ha ampliado al próximo 5 de junio). Esta feria, dada la magnitud del evento y la afluencia de visitantes, es una de las más importantes de Asia en su sector, y representa un importante escaparate para vino en los mercados asiáticos. Los vinos españoles no pueden dejar escapar la oportunidad de entrar en el mercado hongkonés, que mueve 52 millones litros con un valor superior a los 1000 millones de dólares USA al año (2014) y cuyo consumo de vino ha aumentado un 9,4% en los últimos 5 años. Es, además, el gran centro re-exportador de toda la zona, a través del cual se re-exportan hasta el 42% del volumen total de las mercancías que van hacia China, Macao y Vietnam.

A pesar de que los efectos deseados no terminan de cuajar, el vino español se está moviendo para alcanzar el mercado asiático. Prueba de ello es que el pasado 21 de mayo, informa ICEX, se celebró en el Centro de eventos y recepciones Happoen de Tokio la primera de las Jornadas de Vinos y Alimentos de España previstas para el año 2015, y contó con la presencia de 56 empresas importadoras y la asistencia de 500 profesionales japoneses. Durante los próximos meses, además, se celebrarán otros eventos de corte similar en las ciudades japonesas de Osaka (10 de junio), Sapporo (23 de junio), Nagoya (1 de julio) y Fukuoka (13 de julio) con el objetivo de extender el conocimiento y el consumo de los productos españoles en este mercado, así como una segunda ronda en Tokio el 9 de noviembre. Este pasado mes de marzo la presencia española en Foodex 2015, la feria agroalimentaria más importante de la región Asia-Pacífico y la tercera del mundo, expone los vinos y productos españoles al mercado de alimentos, bebidas y foodservice de Japón, que mueve al año 200.000 millones de euros.

La jornada del pasado 21 de mayo giró en torno a las empresas importadoras japonesas y sus productos importados desde España, los cuales se expusieron al público permitiéndole probarlo y conocerlo más a fondo. Los asistentes al evento fueron principalmente representantes de restaurantes, hoteles y otras tiendas de alimentación, así como mayoristas interesados en el producto español y enviados de prensa. Aunque el protagonismo fue para los vinos también se abrió un hueco para la sangría, nuestra bebida popular cada día más popular en el mercado japonés. Ése mismo día tuvo lugar también un seminario sobre los vinos de La Rioja. Los ponentes fueron el japonés Yoshiji Sato, periodista de Shuhan News, que viajó a La Rioja recientemente, y el Sr. Benjamín Romeo, por parte de la bodega Contador.

Hay que esperar que estas promociones tengan su efecto para terminar de afianzar nuestras exportaciones en Asia-Pacífico. Desde el año 2002 las exportaciones de vino español a esta región gozan en general de buena salud, con un punto álgido en marzo de 2013 cuando se alcanzó el máximo histórico en valor con 212 millones de euros de facturación (sobre todo a China). Otros mercados en los que en vino español se ha hecho un hueco son, por ejemplo, Corea del Sur, donde España se encuentra entre los cinco primeros exportadores de vino y cuyas exportaciones de vino se dispararon un 39,4% en los primeros nueve meses de 2013 según la Oficina Comercial de España en Seúl, con unas ventas que alcanzaron los 7,6 millones de euros. En Filipinas, por otro lado,España es ya el primer suministrador de brandy del mundo y el segundo, tras Singapur, de vinos espumosos, por lo que ya están presentes importantes bodegas españolas en el país asiático. La celebración, además, este pasado mes de abril de Madrid Fusión Manila, ha dado un empujón a los productos españoles. Así las cosas, el camino es el correcto, pero no hay que dejar escapar el tren asiático.