La D.O. Yecla recupera su calendario histórica y espera mantener los trece millones de kilos. Por su parte la Denominación de Origen Ribera del Guadiana confirma el alto valor enológico de las uvas. Además, la D.O.Ca. Rioja ha presentado el tercer control de maduración y anuncia una vendimia con buen estado sanitario y ligero retraso.

La D.O. Yecla recupera su calendario histórico para vendimiar este año, al retrasarse la campaña hasta finales de septiembre, cuando está previsto que comience la vendimia para su variedad mayoritaria, la Monastrell.

“Tras varios años de adelantos continuados debido al clima, esta campaña volvemos a las fechas tradicionales para recoger la Monastrell, a finales de septiembre” señala el presidente del Consejo Regulador de la DO Yecla, Pascual Molina.

La producción superará en volumen a la del año anterior, manteniéndose dentro del promedio de la última década, cerca de los trece millones de kilos.

Destacar que la vendimia comenzó la primera semana de septiembre para las variedades blancas y que continuará según se prevé, con las variedades tintas más tempranas.

“Este año la uva es de buena calidad, con grados más suaves según estamos comprobando, gracias a que el verano ha sido apacible y ha dado lugar a una lenta maduración que se ha visto retrasada a su vez por las lluvias caídas”.

D.O. Ribera del Guadiana

Generalizada la vendimia entre las bodegas certificadas que elaboran vino, el Consejo Regulador prevé una cosecha excelente y de alto valor enológico que influirá favorablemente en los vinos, debido a las condiciones meteorológicas que están siendo muy favorables, y el buen hacer de los viticultores de la Denominación de Origen Ribera del Guadiana.

Las lluvias y las suaves temperaturas en la primavera y las suaves temperaturas durante todo el mes de julio han favorecido el buen aspecto general de los viñedos con un adecuado desarrollo vegetativo y sin presencia reseñable de plagas y enfermedades.

Estas condiciones meteorológicas antes mencionadas han provocado un retraso de la maduración superior a 15 días con respecto a la media de la denominación.

El seguimiento de la maduración que realiza la Denominación de Origen Ribera del Guadiana, con la publicación semanal de un boletín informativo, refleja que la evolución de la maduración está siendo lenta ya que durante el período de maduración se están registrando temperaturas diurnas suaves y las noches son frescas, lo que favorece una maduración pausada de las uvas con una lenta acumulación de azúcares en la pulpa a la vez que permite una adecuada madurez de los hollejos y de las pepitas. Las distintas partes de la baya están madurando simultáneamente, es decir, sin un gran desfase entre la madurez de la pulpa y la del hollejo y pepitas.

D.O. Calificada Rioja

La Denominación de Origen Calificada Rioja sigue con la difusión de los resultados de los muestreos del seguimiento de la maduración: esta tercera semana, continúaba en la Zona de Rioja Oriental la vendimia de las variedades blancas más precoces, Tempranillo blanco, Sauvignon blanc y Chardonnay, así como comienza la entrada de uva de la variedad Viura.

En dicha zona, se observa una ralentización de la evolución de la graduación alcohólica probable, a la vez que los parámetros de acidez evolucionan correctamente y se destacan, por tanto, buenos parámetros de IPT, Antocianos e IC.

En las zonas de Rioja Alta y Rioja Alavesa, los datos obtenidos indican una situación madurativa en evolución mostrando equilibrio en los valores físico-químicos de la uva. Pablo Franco, director del Órgano de Control del Consejo Regulador aconseja “prestar especial atención a la evolución de los valores relativos a la madurez fenólica”.

Se confirma, por tanto, un retraso que se cifra en torno a los 20 días comparativamente con la pasada campaña, lo que se traduce en un retraso de 4-5 días con una campaña normal de Rioja (véase como ejemplo 2016). “Destacaremos que Rioja Oriental, que tenía un comportamiento similar a un año normal de Rioja, acumula a día de hoy un ligero retraso”, afirma Franco. “Este retraso generalizado se hace notar más en las variedades Viura y Garnacha”. “En comparación con un año medio en Rioja, se confirma un mayor peso medio de los racimos con granos de uva de mayor tamaño”.

Las conclusiones de este tercer boletín muestran un buen estado sanitario, riesgo de inicio de Botrytis motivado por las recientes precipitaciones, por lo que desde los servicios técnicos se recomienda mantener la actual intensidad de vigilancia en el viñedo.

El Consejo irá extendiendo al conjunto de la Denominación en las próximas semanas este control de maduración, un importante servicio que permite a los viticultores determinar la fecha idónea de vendimia en cada localidad y optimizar así la calidad del fruto y de los vinos elaborados.