Las tormentas de agua y granizo que se registraron el día 30 de mayo han provocado graves daños en el campo de la Comunidad Valenciana y en Castilla-La Mancha. Las viñas han digo gravemente afectadas según ASAJA.

Las tormentas de agua y granizo que están sacudiendo esta semana la Comunidad Valenciana descargaron el pasado 30 de mayo con virulencia en determinados términos municipales de la provincia de Valencia eminentemente agrarios provocando cuantiosos daños en los cultivos a lo largo de una superficie total de unas 1.300 hectáreas.

Las pérdidas globales podrían ascender, de acuerdo con una primera estimación efectuada por los servicios técnicos de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA), a una cifra superior a los 4,5 millones de euros. La viña y los frutales, sobre todo, y el olivar y el almendro, en menor medida, son las producciones que se han llevado la peor parte.

Los siniestros se han concentrado en las comarcas de Utiel-Requena: principalmente en las explotaciones que circundan las localidades de Caudete, Fuenterrobles, Camporrobles y Venta del Moro; y La Costera, sobre todo en los terrenos comprendidos entre las poblaciones de Moixent y Fontanars y muy especialmente en el paraje conocido como el Bosquet.

Por lo que respecta a Castilla-La Mancha, ASAJA solicita la ampliación del plazo de ejecución de reestructuración de viñedo por los retrasos ocasionados por la climatología.

Los técnicos de ASAJA de Castilla-La Mancha han hecho una primera valoración de los daños ocasionados por las lluvias y las tormentas de la última semana en la región que han llegado a afectar, en algunas zonas, hasta al 100% de las cosechas. No obstante, la organización agraria asegura que aún es pronto para realizar una estimación exacta de los daños y las pérdidas que supondrán para el campo castellano-manchego.

Además, las condiciones meteorológicas han obligado a los viticultores a retrasar las labores de preparación de suelos y plantación para poder llevar a cabo la reestructuración y reconversión de viñedo, dentro del Programa de Apoyo 2014-2018. A ello, hay que añadir el retraso en la emisión de las resoluciones de autorizaciones de plantación en aquellos expedientes de reestructuración de viñedo ubicadas en Zona de Especial Protección de las Aves (ZEPA).

Por este motivo, desde la organización agraria emitieron un escrito a la Consejería de Agricultura para que ampliaran el plazo de ejecución de las operaciones, que está fijado para el próximo 15 de junio, con el fin de que los viticultores puedan terminar sus labores en tiempo y forma y sin riesgo a perder sus ayudas. Desde la organización confían en que la Consejería sea sensible a los intereses y necesidades de los agricultores y atiendan su solicitud en los próximos días.

En cuanto a los daños por el pedrisco, según los técnicos de ASAJA CLM serán muy variables, afectando entre el 20 y el 100% de las parcelas, sobre todo, por el grado de desarrollo fenológico en el que se encuentra en estos momentos el viñedo u otros cultivos como el cereal, los frutos secos, hortícolas o el girasol.