El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, a través del Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) ha publicado el informe de actividades y procedimientos de mantenimiento del Sistema de Información Geográfica de Identificación de Parcelas Agrícolas (SIGPAC) durante el año 2018, donde se explica la importancia de esta base de datos geográfica, base de referencia para la identificación de las parcelas agrícolas en el marco de la Política Agraria Común (PAC). El Ministerio coordina la actualización del sistema.

En el informe también se recogen, de manera pormenorizada, todas las actualizaciones anuales que se hacen en la misma, de cara a facilitar a los cerca de 700.000 productores solicitantes de las ayudas de la PAC en la campaña 2019, la cumplimentación de la Solicitud Única.

El SIGPAC es el instrumento fundamental del Sistema Integrado de Gestión y Control (SIGC) de las ayudas por superficie de la PAC, siendo la única base de referencia para la identificación de las parcelas agrícolas en el marco de la PAC al permitir la localización geográfica inequívoca de las superficies, su delimitación geográfica y cuantificar la superficie admisible para pagos de cada parcela.

De esta forma, el SIGPAC se ha convertido en una de las claves para la solicitud, gestión y control de las ayudas por superficie de la PAC, tanto en lo que se refiere a las ayudas directas como a las ayudas por superficie que se conceden en el marco de los programas de desarrollo rural.

Gracias al SIGPAC será posible, a partir del próximo 16 de octubre, realizar el pago de más de 5.400 millones de € en ayudas por superficie de la PAC a los 693.000 agricultores que han presentado su Solicitud Única en 2019 declarando un total de 22,1 millones de hectáreas.

Actualización del sistema

La información contenida en el SIGPAC está sometida a cambios continuamente para reflejar la realidad del territorio lo antes posible, realizándose diversas actividades de mantenimiento y actualización de carácter anual.

Hay que destacar la revisión sistemática de cambios por fotointerpretación de las nuevas ortofotografías aéreas, así como la revisión de todas las parcelas que entran el sistema, es decir, que no se habían declarado en los años previos; los trabajos de convergencia con la información recibida de catastro, no solamente los cambios puntuales en el parcelario, sino también los cambios masivos derivados de grandes actuaciones como las obras civiles o las concentraciones parcelarias. También es reseñable la integración de los resultados de los controles sobre el terreno de las ayudas de la PAC; y la solicitud de modificación (alegaciones) de la información contenida en la base de datos.