Para la Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE), ni en España ni en la mayoría de los países del mundo y particularmente europeos, existe una cifra exacta del consumo nacional de vino. Ante este hecho, ha iniciado un estudio global que abarque todos los canales.

El estudio será realizado por el Observatorio Español del Mercado del Vino y se espera tener resultados a mediados de este año.

España cuenta con varias fuentes para medir el consumo de vino como el Ministerio de Agricultura, los datos de registro de INFOVI y otras estadísticas de empresas especializadas en la investigación. En algunas ocasiones, sus conclusiones ofrecen disparidad de datos lo que se achacaría principalmente a que no contemplan todos los canales posibles de consumo, dice la OIVE. Con este estudio se  persigue llegar a identificar el mapa de canales de comercialización del vino en España y sus características.

Para la OIVE se trata de un trabajo necesario para que el sector sepa realmente la evolución del consumo en España en los próximos meses y años. Esta estimación de consumo de vino en España se segmentará por canales, identificando el mayor detalle posible (por tipo de vino y por colores) en los tres canales principales de consumo: hogares, hostelería/ restauración y otros canales que hasta ahora no se han trabajado en profundidad pero que cada vez están tomando mayor relevancia como la venta on line, las tiendas especializadas, clubs de vinos o las ventas directas de bodegas.