Diez cooperativas vinícolas de Toledo constituyen la Agrupación de Productores Agrarios (APPaa) Viñedos de Castilla-La Mancha, un proyecto que acaba de presentarse oficialmente y cuyo objetivo es mejorar la comercialización de los vinos y mostos de sus asociados en el mercado nacional e internacional.

La sede de Eurocaja Rural en Toledo ha sido el escenario de la presentación oficial de APPaa Viñedos de Castilla-La Mancha. Esta asociación, que nació hace un año, engloba a una decena de cooperativas toledanas productoras de vinos a granel “Premium” y “a la carta”. Durante el acto de presentación su presidente, Joaquín Echevarría Cuesta, ha destacado las ventajas que para todas ellas implica esta unión: renovación tecnológica, digitalización, profesionalización y, en consecuencia, mejora en la gestión y en los resultados comerciales.

Las diez bodegas que integran Viñedos de Castilla-La Mancha son Nuestra Señora del Pilar en Quero, Ángel del Alcázar en Villacañas, Unidad de Lillo en Lillo, Viñedos de Camarena en Camarena, San Antonio de Padua en Cabezamesada, San Sebastián en El Romeral, San Isidro Labrador en Consuegra, Santo Domingo de Guzmán en Valmojado, Virgen del Carmen Tin-Blan en Las Ventas de Retamosa y Nuestra Señora de Linares en La Torre de Esteban Hambrán. Entre todas suman 10.390 hectáreas que han producido en la última campaña 64’5 millones de litros de vino. El análisis exhaustivo de la uva antes de la vinificación propicia un resultado de muy alta calidad dentro del sector de los vinos a granel.

El ambicioso plan de negocio inicial proyectado a cinco años incluye, entre otros puntos, estrategias para la exportación, acciones de marketing y comunicación y la reciente creación de la imagen corporativa de la Agrupación, cuyo logosímbolo fusiona el mapa de la región con una hoja de vid y sus pámpanos.

Viñedos de Castilla-La Mancha cuenta con el apoyo de UTECO y de la Unión de Cooperativas Agrarias de Toledo, así como con el respaldo de Eurocaja Rural y el de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, en cuyo nombre el consejero Francisco Martínez Arroyo ha asegurado que la nueva Agrupación “tendrá la cualidad de influir no sólo en beneficio de los cooperativistas sino en el de todos los ciudadanos de la región”, dado que el sector agroalimentario supone el 15% del PIB de Castilla-La Mancha.