La Comisión ha presentado el pasado 23 de mayo el proyecto de presupuesto de la UE para 2019, cifrado en 166 000 millones de euros en créditos de compromiso, lo que supone un aumento del 3 % respecto a 2018, con inversiones en una economía europea más sólida y resiliente y fomentando la solidaridad y la seguridad a ambos lados de las fronteras de la UE. En los presupuestos se considera que la financiación de la política agrícola se mantenga estable en 60.000 millones de euros (+1,2 % respecto a 2018).Este presupuesto, según la UE, está concebido para optimizar la financiación de los programas existentes y de nuevas iniciativas, y para potenciar el valor añadido europeo en consonancia con las prioridades de la Comisión Juncker.

El comisario Günther H. Oettinger, responsable de Presupuesto y Recursos Humanos, ha afirmado que “Proponemos un presupuesto ambicioso que siga respaldando nuestras prioridades, sobre todo en materia de inversiones, empleo, juventud, migración, solidaridad y seguridad, y que ofrezca un valor añadido europeo para los ciudadanos. Necesitamos estabilidad en la UE y espero que lleguemos a un acuerdo con el Parlamento y el Consejo lo antes posible”.

La propuesta se basa en la premisa de que el Reino Unido, a raíz de su retirada el 30 de marzo de 2019, seguirá contribuyendo a la ejecución de los presupuestos de la UE hasta el final de 2020 como si se tratase de un Estado miembro y participando en los mismos. Ahora, el Parlamento Europeo y los Estados miembros de la UEdebatirán conjuntamente esta propuesta. A principios de este mes, la Comisión presentó su propuesta de un presupuesto moderno y pragmático a largo plazo para el período 2021-2027.

Los fondos destinados específicamente a apoyar el crecimiento económico ascenderán a un total de casi 80 000 millones de euros en créditos de compromiso en 2019, con aumentos en una serie de programas emblemáticos: 12 500 millones de euros (+8,4 % respecto a 2018) para la investigación y la innovación en el marco de Horizonte 2020, incluidos 194 millones de euros para una nueva Empresa Común Europea para la Informática de Alto Rendimiento; 2 600 millones de euros para educación en el marco de Erasmus+ (+10,4 % respecto a 2018); 3 800 millones de euros en el marco del Mecanismo «Conectar Europa» (MCE) (+36,4 % respecto a 2018) para las redes de infraestructuras; otros 233,3 millones de euros para la Iniciativa de Empleo Juvenil en apoyo de los jóvenes que viven en regiones donde el desempleo juvenil es alto, cifra que se igualará con dinero del Fondo Social Europeo.

La Comisión espera que los programas de la política de cohesión del período 2014-2020 mantengan su velocidad de crucero en 2019, después de señales alentadoras a finales del año pasado por un importe de 57.000 millones de euros (+2,8 % respecto a 2018), y que la financiación de la política agrícola se mantenga estable en 60.000 millones de euros (+1,2 % respecto a 2018).

Además de consolidar los esfuerzos ya realizados, este proyecto de presupuesto contempla también ayudas a nuevas iniciativas: 103 millones de euros para el Cuerpo Europeo de Solidaridad, que brinda oportunidades para que los jóvenes trabajen como voluntarios; 11 millones de euros para la creación de la Autoridad Laboral Europea; 40 millones de euros para la ampliación del Programa de Apoyo a las Reformas Estructurales, centrado en la aplicación de reformas estructurales en los Estados miembros; 245 millones de euros para la puesta en marcha del Programa Europeo de Desarrollo Industrial en materia de Defensa; 150 millones de euros para reforzar la respuesta ante los terremotos, los incendios forestales y otras catástrofes en Europa a través de una reserva de capacidades de protección civil a escala de la UE, incluidos equipamiento y equipos «rescEU»; 5 millones de euros se destinan a la creación de la nueva Fiscalía Europea para perseguir delitos transfronterizos, tales como el fraude, el blanqueo de dinero y la corrupción. Se tomarán nuevas medidas para proteger a las personas y empresas contra los ciberataques.

Foto: Günther H. Oettinger © Comisión Europea