El viñedo mundial parece haberse estabilizado con 7,6 millones de ha en 2017. Un año en que se produjeron un total de 250 millones de hectolitros de vino, una producción baja, que supone una reducción del 8,6% respecto al año anterior, según datos aportados por la Organización Internacional del Vino (OIV).

El director general de la OIV, Jean-Marie Aurand, presentó el 24 de abril en la sede de la Organización, en París, los elementos informativos sobre el potencial de producción vitícola, el balance de la cosecha y la situación del mercado y el comercio internacional en 2017.

Estabilización del viñedo mundial en 7,6 Mill. ha desde 2008

En 2017, el crecimiento del viñedo chino ralentizó su evolución (+6m ha), mientras que el tamaño de los viñedos turcos (–20m ha) y español (–8m ha) se redujo. En Europa, únicamente aumentó el viñedo italiano (en 5 m ha).

Con casi 1 Mill. ha de viñedo, España siguió a la cabeza en cuanto a superficies cultivadas, por delante de China (0,87 Mill. ha) y Francia (0,79 Mill. ha).

Producción mundial de vino históricamente baja

La producción mundial de vino (excluidos zumos y mostos) alcanzó, en 2017, los 250 Mill. hL, lo que supone un retroceso del 8,6% con respecto a la producción de 2016.

Italia (42,5 Mill. hL) se afianzó como primer productor mundial, seguido de Francia (36,7 Mill. hL) y España (32,1 Mill. hL). El nivel de producción siguió siendo elevado en los Estados Unidos (23,3Mill. hL) y en Australia (13,7Mill. hL).

En Sudamérica, después de la cosecha de 2016, que se vio muy afectada por El Niño, la producción vinícola evolucionó de forma diferente. A pesar de que Argentina (11,8Mill. hL) y Brasil (3,4Mill. hL) evolucionaron con respecto a 2016 y alcanzaron sus valores medios, la producción chilena se redujo por segundo año consecutivo y solo alcanzó los 9,5Mill. hL.

El nivel de producción de Sudáfrica se estabilizó en 10,8Mill. hL, lo que supone un aumento del 2,6% con respecto a 2016.

El consumo mundial de vino se estabilizó en 243 Mill. hL

En 2017, el consumo mundial de vino se evaluó en 243 Mill. hL, por lo que aumentó ligeramente con respecto al año anterior. Tras la reducción derivada de la crisis económica de 2008-2009, el consumo mundial del vino adquirió una tendencia positiva. Esta tendencia al alza se observa desde 2014.

Con un consumo total de32,6Mill. h de vino en 2017, los Estados Unidos se afianzaron como primer consumidor mundial desde 2011, seguidos de Francia (27Mill. hL), Italia(22,6Mill. hL), Alemania (20,2Mill. hL) y China (17,9Mill. hL).

El retroceso del consumo en los países históricamente consumidores (Francia, Italia y España) pareció estabilizarse, mientras que el consumo en los Estados Unidos, China y Australia pareció seguir creciendo.

Comercio internacional: aumento tanto en volumen como en valor

En 2017, el comercio internacional del vino aumentó en un 3,4% en volumen (108 Mill. hL) y siguió creciendo en valor, hasta alcanzar los 30400 Mill. EUR (aumento del 4,8% con respecto a 2016). Dicho aumento guarda una estrecha relación con el crecimiento de la exportación de los vinos espumosos (un 11,2% en volumen y del 8,9% en valor con respecto a 2016). Estas cifras confirman el crecimiento de la internacionalización del mercado del vino.

Primeras estimaciones de la cosecha de 2018 en el hemisferio sur

En 2017, el nivel de producción se mantuvo estable en el hemisferio sur (52,7Mill. hL). Esta aparente estabilidad es el resultado de distintos tipos de cambios: a pesar de que las previsiones para Argentina, Chile, Nueva Zelanda y Uruguay son positivas, en 2018, la producción de vinos de Sudáfrica, Australia y Brasil será inferior a la de 2017